Desde Valencia, para toda la lámpara

Alguien me dijo alguna vez que no me hiciera periodista. Cuánta razón tenía. Después de dormir sólo tres horas esta noche (no por fiesta, ojalá, era una mezcla de nervios, autobús y la falta de un condensador de fluzo que me diera un par de horas más), me he levantado y me he ido (acompañada por Evenue y Oneiromante) a recoger mi acreditación. Para quien no esté familiarizado con el concepto, antes de nada querría explicaros que en España hay dos tipos de definiciones para la palabra "lejos". Está lo que la gente dice que es "lejos" y lo que un madrileño dice que es "lejos". El lejos del madrileño implica siempre caminar más de una hora. Eso es lejos.

Pues bien, me habían dicho que la ciudad de las Artes y las Ciencias pillaba "lejos". Y yo me había hecho ilusiones. Mal hecho. En Valencia "lejos" es "muy muy lejos". Después de pegarme con quince polis (que se nos han cuadrado, eso sí) he conseguido encontrar el centro de prensa, me he acreditado y me he ido a la estación de metro a sacar fotos (y a ver si le tocaba el culo al príncipe, para qué os voy a mentir). Quinientas viejunas me han gritado, insultado, me han llamado mentirosa cuando les he dicho que soy periodista y encima me dicen que hubiera madrugado más si quería avanzar y verlo de más cerca. De hecho, una viejuna que me sacaba una cabeza y media me ha dicho que me quitara de delante que no veía conmigo.



papa

Yo estoy, lo prometo, lo que pasa es que soy pequeña


Con el rabo entre las piernas (es una expresión) me he ido a la catedral. Un policía se ha reído de mí en mi cara y me ha dicho que la catedral estaba lejos. Maldita sea. He caminado otra hora más (bueno, me he parado a evacuar en un Burger) mientras me metían por las orejas banderas de todo el mundo, me intentaban vender rosarios y me veía envuelta en un tumulto cada vez que pasaba un helicóptero, y es que salir en la tele está muy sobrevalorado.

Cuando ha pasado todo, he estado escuchando pacientemente las quejas de los viejunos: que si había váteres en toda Valencia menos en la catedral (cosa que es radicalmente cierta), que si el otro Papa era más salao, que si Rita es la más mejor, porque es la única que va con las ventanillas bajadas, que si había muchos robos...

Y nada, de vuelta ya he mandado mi noticia, mis foticos y me voy a echar una supersiesta que se va a cagar la perra.

Share this:

, ,

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.