El Mahjong o cómo entretenerme como a un chino

Ya sabéis de otros episodios que yo me vicio a cualquier cosa que no requiera usar más de dos neuronas a la vez. Pues bien, he vuelto a caer. Esta vez me estoy superviciando al Mahjong o como quiera que se escriba. La mecánica aún no la he descifrado del todo, así que alguien que me eche una mano (primo) con los puntos que no veo claro.

jueguillo

El juego consiste en hacer parejas (con las fichas boca arriba, mucho más sencillo que el Memory, dónde va a parar) sólo que las fichas son con números chinos o japos, luego me hago un lío del quince. Y luego hay fichas hippies que no se van con una ficha que es igual a ella, sino con una parecida o complementaria: el árbol de verano se va con el de primavera y así sucesivamente. La clave está en que no siempre te dejan seleccionar una ficha (me parece que no la puedes seleccionar si está entre dos o el juego está cabreado o si tiene otra ficha encima, esta es la parte que no veo claro).

Vamos, lo que viene siendo un solitario sólo que con más fichas (al menos a mí me parece que son más). ¿Que cómo he llegado a viciarme a esto? Fácil, la semana pasada no tenía internet en casa y era una de las pocas cosas que sabía hacer en linux: jugar (aunque era más molón el juego del señor potato...).

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.