Pachiiiiiiiiiiiiiii!


Os contaré qué me ha pasado esta noche, que tiene mucho que ver con eso que me dice mi madre de si no me puede pasar algo normal. Estaba yo tan tranquila durmiendo mis últimas horas con veinticuatro años cuando he empezado a soñar que era una superheroína y que salvaba a la gente (bueno, hay quien sueña con tener una caja de caudales como la del Tío Gilito, no?) cuando de repente oigo unos gritos que me llaman la atención. Y de repente he empezado a tener esa sensación. Sí, ESA sensación, la sensación esa de cuando tienes pis y sueñas que vas al servicio pero no se te van las ganas. Pues esa. Que yo salvaba a la mujercilla que requería mi ayuda pero no se callaba. Y de tanto que no se callaba, que me desperté.

Y cual no sería mi sorpresa cuando, al asomarme a mi ventana, veo en el fondo de mi patio a una mujercilla de verdad, gritando de verdad, y diciendo que se había quedado encerrada cuando cerraron el restaurante (el restaurante de al lado de mi casa, que da al patio cierra a la 1 de la mañana) y que se moría de frío (esto eran las 5 de la mañana). Hubo quien le arrojó una manta, pero pronto vino la poli a sacarla. Pero (y aquí viene el gran pero) esa mujercilla tenía un móvil. ¿Por qué no llamó a la poli directamente en vez de gritar cuan posesa? ¿Alguien más ha tenido la visión del anuncio ese que gritan Pachiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii?

Share this:

,

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.