Alguien me ha hecho vudú tecnológico

La verdad es que lo mío con los aparatos eléctricos se podría denominar "una serie de catastróficas desdichas". No basta con tener que luchar con Linux en el ordenador de casa (a ver si vuelve el patchihermano y vuelvo a la normalidad), sino que además se me ha roto el cable del portátil (no sé si me lo tienen que traer de Rumanía, pero ya me han arreado 100 napos). Y hoy el móvil no se me ha encendido. Por lo tanto: me hallo en un páramo sin teléfono, sin windows y sin perrito que me ladre.

Ya ni os cuento la odisea de ir a la casa de reparación. Después de acercarme a la tienda donde compré el teléfono, me mandan a la casa de reparación (a la que, andando a mi paso, he tardado media hora larga) de aparatos. Resulta que en la dirección donde me mandaban efectivamente había una casa de reparación de móviles. Con un escaparate muy grande. Pero ni una sola puerta. Me he sentido súper absurda. Me he colado en dos portales de los que me han echado a patadas sendos porteros y por último en el concesionario adyacente me han dicho que se entraba por ahí (un concesionario Nissan...). Lo malo es que la dependienta no estaba e iba a tardar media hora más en llegar. Porca miseria...

Y encima un año más vieja. (Sí, ya pondré fotos de los fastos de celebración y tal para regodeo de los cotillas de internet).

Share this:

, ,

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.