La importancia de mover una ceja

Ponéos en situación. Estáis aburridos en una coyuntura en la que no os podéis mover del sitio (por ejemplo, esperando a que llegue en tardón de turno). No tenéis cascos ni nada que leer y la persona con la que estáis no da mucha conversación. ¿Cuál es el tema comodín? A ver, pensad un poco... Sí, eso que hacéis desde que teníais meses (no, pipí y popó encima, no, mira que sois guarretes): ¡Jugar con vuestro cuerpo!

¿Quién en una circunstancia así no ha empezado a decir "mira, yo puedo levantar una sola ceja" o "mira, yo puedo hacer el canutillo con la lengua"? Porque en el cole (por lo menos a mí) decían siempre que esas cosas dependen de la genética, y que da igual que seas Catherine Z Jones, que si en los genes te ha tocado "no ceja", pues no hay tutía. Serás para siempre un "no ceja".

sobera ceja
¿Quién quiere ser movi-ceja?


A lo que iba. La gente cuando intenta levantar una sola ceja y genéticamente no puede (vamos a ver, no es una minusvalía: yo mido menos de metro y medio y de donde no hay no se puede sacar: nunca seré poli) las personas se dedican a poner caras mega raras en su intento de conseguirlo. Con la ceja es divertido, porque o bien se sujetan una con los dedos, o se levantan la contraria mientras cierran los ojos...

Y ya lo de hacer un canutillo con la lengua, no os quiero ni contar los caretos que ponen, sólo comparables con los míticos de "intenta hacer un nudo con este regaliz, porque significará que besas estupendamente"...

Y con esto y un bizcocho... (Hoy no os quejéis que os acabo de regalar horas y horas de ocio limpito, sin drogas y con risas).

Share this:

,

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.