He descubierto los sorteos radiados

Hoy me he comido enterito el sorteo de la lotería. Fijo que casi todos vosotros tenéis una yaya, una madre, un tío, un amigo que es friki de la lotería y que el día 22 de diciembre supermadruga para ponerse a escuchar números. Y ya no os digo nada si sois el hombrecillo ese de los botones (qué bajón, creo que murió el verano pasado) o uno de esos que se viste con cupones (yo nunca lo he entendido. ¿Si les toca se desnudan?) Pero vamos, que hay gente pa tó, que yo hice unas tres horas de cola la última vez que vi los Uffici, cosas más raras se han visto.

loteria
La gente se vuelve loca con los números


Lo mejor de todo, eso que nadie ve: la retransmisión por la radio del sorteo. En el periódico teníamos la tele y la radio, pero la retransmisión por tele molaba menos, dónde va a parar. La locutora en la radio: "Pues la niña que va a cantar ahora viste una falda de cuadros, camisa, jersey y corbata, que hay que ver qué limpita y planchadita la trae su madre". Vamos a ver, mujer de Dios, que es que los niños de la lotería van de uniforme, que no pueden elegir. Que si pudieran elegir fijo que te salían dos o tres Yenis vestidas de Melody o algo de eso. Y otra "Sí, sí, estas han coincidido en el peinado, qué vergüenza". ¿Pero qué quieren que hagan, que salgan con una pamela a lo Infanta Elena y que no se les vea la cara?

Y luego la retahíla de números, que qué mono ese que se le ha caído la bola, que si mira a aquella, que no se sabe los números, que este desentona, que si este niño de San Ildefonso es un bigardo y que ya le ha cambiado la voz... Vamos, que me declaro fan de los sorteos radiados. La tele es un rollo.

Y no, no me ha tocado la lotería.

Share this:

,

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.