Los elementos contra mí

Hola! Lo primero de todo, quería daros las gracias. Jo, hoy os habéis portado. De lo del bajón prefiero no darle más vueltas (vamos, no remover más la mierda que luego huele y eso). En fin. Os voy a contar mi tarde, que os vais a reír.

Después de pasarme toda (repito: TODA) la tarde oyendo cosas bonitas del nou Estatut catalá (¿a alguno de vosotros se le ocurre algo más divertido que hacer una tarde de miércoles sin tener que quitarse la ropa?), llego a casa y ¿qué me encuentro cuando llego a casa? Que no tengo teléfono. Que no cunda el pánico. Que el ratón no va (bueno, sí va pero sólo arriba y abajo. Mecachis, ahora me tendré que acordar de todas esas instrucciones absurdas como el ALT+TAB para pasar de ventana a ventana y toda la pesca).Que no tengo internet. Bueno, me empiezo a poner nerviosa (ya sabéis que soy una yonki de internet).

Así que decido ver alguna peli, de esas que (chicos, es más triste drogarse, no os parece?) hay por casualidad dentro del ordenador. Ahora es cuando me empiezo a poner nerviosa. Consigo navegar por el escritorio (sigo sin ratón) y elegir la peli que me interesa. La pongo. No se oye. Enchufo la minicadena (claro! las moderneces de la tecnología). No se oye. Hago bricomanía con el ordenador y la minicadena, intentando que copulen en varias posturas, incluyendo el misionero y la gatita sobre el elefante vudú (a cualquier expresión que le pongas vudú detrás conseguirás un efecto de lo más resultón). Ni por esas. Apago la pantalla (paso cientos de andar otra vez con los controls y las pijadas, nunca consigo nada...) pero hay un detalle que no escapa a mi mente despierta. ¡¡Se me ha encendido el icono del Emule!! (Policía, si leeis esto: es para descargarme los apuntes de la carrera y para copias de seguridad).


Mírale, haciéndose el inocente..


Vale. Ya tengo internet. ¿Qué viene ahora? Ah, sí, el mesenger. Por supuesto, el ratón se ha quedado en una postura que no permite acceder a él. Me conecto con webmessenger, que es más cutrongo, pero para un apaño vale. Me doy cuenta de que no puedo mover la ventana para acceder a mis distintos contactos. Bien. Tendré que esperar a ver si me habla alguien. Menos mal que Nadj siempre está dispuesto a una charla dicharachera. Nadie más me habla. Nadie más me habla. Odio al ratón, me está boicoteando mi vida social. En fin. Mañana no puede ponerse peor la cosa, ¿no?

Share this:

, ,

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.