The pesetor!

Llevo unos días teniendo encuentros en la tercera fase con taxistas. Ya la semana pasada me tocó una tía taxista, que me quería timar en mi camino de vuelta a la patchcueva. Se metió por callejuelas y recovecos, e iba todo el camino a 10 por hora. Cuando llegué cerca de mi casa y vi que el taxímetro estaba empezando a babear como el perro de Pavlov pensando en mi sueldo, le dije a la mujercilla que no tenía más que 10 euros y que si no se daba prisa, tendría que bajarme antes de llegar a mi casa. La taxista pasando de mi culo (el trayecto que hice me cuesta en condiciones normales 8 euros) me dejó justo donde apuñalan a gente las mafias de mi barrio, a una distancia prudencial de la patchcueva, pero injustamente depués de pagarle mogollón.

diga taxi tasi!

Pues bien, ayer me pillé otro taxi. Según entro, llevaba puesto el raggeton mix (según él me dijo, no se lo estaba inventando). El taxista, que llevaba unas pintas de chandalero-metalero-poligonero, me contó que era su primera semana (rematando la frase con un qué pasa Neeeeen que hizo que se me pusieran los pelos como escarpias). Arrancó haciendo rueda y desde ese momento, ya ningun semáforo le detuvo y ningún adelantamiento le hizo encender su intermitente. Todo un lujo, vamos.

Llegué a casa entera, pero desde este momento os digo que casi prefiero que me toque un taxista de esos que te cuentan su vida. O de los que son fachillas y te cuentan que Polanco está organizando la tercera guerra mundial. Pero chandaleros nunca mais. Por el bien de mi seguridad.

Por cierto, me estáis dejando fatal. Ya estáis entrando todos en el blog de Niprot y escribiendo un trozo de la historia. Venga, que no se diga.

Share this:

, ,

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.