Las teles locales y lo que una aprende

Las teles locales son un fenómeno curioso. Especialmente en ciudades pequeñas. No lo digo por las quicientas teles locales nuevas que van a poner en Madrid a partir de enero, sino especialmente por mi experiencia albaceteña. Me explicaré.


En la feria está hasta Lucas. Es el del fondo que hace una foto.

En la feria, como en todas las fiestas de todas partes, no faltó ni Lucas, vamos, que estaba el chiringuito a tope. Y por supuesto, la tele no podía faltar. No os quiero ni contar cómo era esa retransmisión. Era como un vídeo de una boda/guateque/variado pero lo emitían. Sin cortar y todo con la música de la feria. Más concretamente con una especie de "himno" tecno-gitanil que se te metía hasta el tuétano y del que no podías huir. Por supuesto, si lo ves con un lugareño al lado, te podía indicar quién era quién y por qué era famoso en la región, además del plus de peligrosidad que daba aparecer en la tele todo trozo en pleno día, como se podía comprobar por el sol radiante que reinaba fuera de la caseta. Un no parar de lugareños, os lo aseguro.

Menos mal que por lo menos han quitado de la programación las niñas gritonas esas de los concursos en los que había que "acertar" una obviedad y en los que te prometían cienes de premios si eras capaz de adivinar de qué color era el caballo blanco de Santiago (yo fui testigo) o cómo se llama el presidente del Gobierno. Yo flipo pepinillos.

Por cierto, mi fondo de pantalla es este,pero no me hagáis mucho caso porque lo cambio cada semana, más o menos. Y que cuente su fondo de pantalla alguien a quien le molen las cadenas.

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.