Un poco de gafapastez no viene mal de vez en cuando

Hay quien me ha preguntado que de dónde saco este humor surrealista. Pues es todo de mi cosecha, pero claro, para llegar hasta aquí me he dedicado a leer infinito. Una de las cosas que más me molan son las greguerías, de Ramón Gómez de la Serna. Sí, sé que esta confesión me quita puntos guays a la par que me suma puntos gafapasta, pero ¿qué le vamos a hacer? Hay quien pone letras de canciones, hay quien pone fotos de feos. Pues yo os pongo greguerías (no todo iba a ser rageton, verdad?). Disfrutadlas.


  • Los ríos no saben su nombre.
  • Al caer la estrella se le corre un punto a la media de la noche.
  • Trueno: caída de un baúl por las escaleras del cielo.
  • Carterista: caballero de la mano en el pecho... de otro.
  • Las primeras gotas de la tormenta bajan a ver si hay tierra en que aterrizar.
  • El Coliseo en ruinas es como una taza rota del desayuno de los siglos.
  • Al calvo le sirve el peine para hacerse cosquillas paralelas.
  • La felicidad consiste en ser un desgraciado que se sienta feliz.
  • El mar sólo ve viajar: él no ha viajado nunca.
  • Aburrirse es besar a la muerte.
  • A los presos los visten con pijamas a rayas para ver si vestidos de rejas no se escapan.
  • Los cocodrilos están siempre en pleno concurso de bostezos.
  • La serpiente mide el bosque para saber cuántos metros tiene y decírselo al ángel de las estadísticas.
  • En las grandes solemnidades llenas de personajes parece que hay algunos repetidos.
  • El que busca su tarjeta en la cartera y no la encuentra, parece que va a acabar por darnos un billete o un retrato suyo de cuando era niño.
  • El ventilador afeita el calor.
  • Lo malo de los nudistas es que cuando se sientan se pegan a las sillas.
  • Abrir un paraguas es como disparar contra la lluvia.

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.