Los correos



Yo creo que estoy tocando fondo. Me siento en el ordenador, y lo primero que miro (después del Popomundo) es el correo electrónico. Nada menos que cinco cuentas abiertas en distintas etapas de mi vida, como atestiguan los distintos nicks, que van desde la que es sólo mi apellido hasta patchesguay (seguido de una arroba y una dirección italiana) pasando por una neutral patchenitalia.

El problema no sería tal si me limitase a usar sólo una. O si hubiera puesto una sola contraseña para todos en vez de ir cambiando según le daba la contraseña a alguien para que me mirara el correo... Hasta tal punto que hay gente que no se entera de que me he mudado a gmail y sigue enviándome mensajes a hotmail. No sólo eso. Encima osan petarme el hotmail (hay que admitirlo, con la ampliación de capacidad los correos ya no se petan) con pps que la mitad de las veces o no miro o no leo o no veo las fotos. Hay que merengarse.

Por no hablar de todo el spam que entra, desde el phising hasta el típico de "enlarge your pennis", que me deja muy traumatizada al pensar que el tamaño sí que importa (además de hacer que me plantee una operación de cambio de sexo a ver si esa va a ser la solución a mi caótica vida amorosa).

Por favor, no me mandéis cosas a hotmail, tengo una dirección estupenda de gmail a la izquierda; además el correo del messenger lo abro una vez a la semana como muchísimo. Votadme y avisados quedáis.

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.