Sé con qué te dormiste la siesta el último verano


A mí se me acaban ya las vacaciones (como que este sábado comienzo a laborar), pero aún así, me queda uno de los mejores recuerdos del verano que podré seguir repitiendo: las siestas maratonianas (esas de pijama y orinal) arrullada al son de... sí, lo habéis adivinado: del tour de Francia. Pelotones, bicis, frenos, escapadas, pomadas y maillots han sido mi nana estos últimos días y lo seguirán siendo. Porque, ahora que los españoles no nos comemos ni un colín en ciclismo (me suena que el mejor español clasificado se ha retirado hoy), las retransmisiones son cada vez más somníferas.

No es que yo haya sido una gran seguidora del ciclismo, digamos que practico el ciclo-sleeping, con todo lo que ello conlleva, aunque desde que no está Induráin, la cosa ha cambiado, porque con Induráin cuando llegaba a meta te despertabas a grito del locutor, pero ahora con Armstrong como que no hay emoción, que aunque todos sepamos que va a ganar (como con el navarro), pues es que con eso de que no es español, vaya que no me inspiro para despertarme a una hora digna. Y así me pasa, que voy vagando cuan zombie sin rumbo, con la mirada perdida (vamos, como si fuera miope).

Desde aquí pido que quiten el Tomate y pongan deportes. El ciclismo me vale, pero también el tenis o el golf. O mejor: el balón prisionero. O el pañuelo. Esos sí que eran deportes y no lo que hay ahora. En fin, dormid buenas siestas mientras yo curro el sábado.

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.