Latin lover

Después de estudiar miles de años, justo hoy me he puesto a pensar en una de esas asignaturas absurdas que cursé (quitando las de la carrera, que periodismo no es que tenga muchas que no sean absurdas) en mis años mozos y he llegado a la conclusión de que el latín (junto con la física y química, aunque por motivos distintos) es una de las que menos he usado después.

latinlover

Por que claro, el latín tenía todos los inconvenientes de aprender una nueva lengua (estudiar verbos, vocabulario, gramática) y casi ninguna de sus ventajas (porque ya me diréis con quién iba yo a hablar en latín, si los únicos mozos que lo hablan es por motivos que tienen que ver con la castidad). Encima es una lengua chunga que te pasas, en la que tienes que pensar la función gramatical de las palabras antes de empezar a hablar. Total, un lío infinito.

Ello sumado a que el último año que di latín sólo éramos cuatro en clase, pues os podéis hacer una idea. Al final, en vez de traducir a Salustio o a Julio César (que es lo que hacía la gente normal o eso dicen), lo que acabábamos haciendo era traducir unos textos surrealistas que hablaban de los atascos en las vías de salida de Roma (las cuádrigas, en operación salida, que no salen escalonadamente. Y encima el combustible que no paraba de subir con la inflación) o cómics de Astérix en latín.

Mi profe siempre decía que el latín me iba a servir para ordenar mi mente como en cajones o algo así, aunque yo aún no he notado en mi cerebro los efectos de tal estudio. Será porque tengo demasiados cajones vacíos y por eso nunca encuentro nada. Quién sabe.

Por cierto, creo que este va a ser el fondo definitivo del blog. Contadme cómo se ve, si os mola y todo ello. Además he estado recibiendo quejas de gente que aparecía como baneada. Mandadme un mail si os pasa a alguien más, vale?

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.