El sentimiento trágico de los toros

Iba a escribir un post envenenado sobre las parejas, pero lo voy a dejar para otro momento en el que me sienta mejor. En primer lugar, tranquilizáos, ni me perdí ni fui abordada por yogures agresivos compulsivos, así que guay.

toridad

Hoy, según iba por la carretera (la convención de tractores bien, entretenida a la par que elegante) le andaba comentando a Francesco cómo el Toro de Osborne es una de esas cosas que nos identifican como españoles. La verdad es que cuando estaba de Erasmus, los italianos me hicieron ver un par de veces cómo los toros nos marcan nuestra identidad hasta límites insospechados.

En primer lugar, me remito al toro de Osborne, que ya sin letras, sigue en las carreteras, a la par que poblando toda clase de complementos para pijos, desde la típica camiseta hasta cualquier cosa que se te pueda ocurrir... La cosa me empezó a preocupar en el momento en el que, cada vez que me pedían que les cantase una canción española, la única que me venía a la mente es la famosa "A la Maripiliiiiiiiiiiiiii/ l'ha pillao el torooooooooooooooooooooo/ l'ha metío l'cuernooooooooooooooooo/ por el chirimboloooooooooooooooooooo". Ellos lo único que entendían era la palabra "toro" (menos mal). Y luego está la expresión "coger el toro por los cuernos" que yo intentaba (infructuosamente, para qué os voy a engañar) traducir a mi italiano macarrónico "prendere il toro per le corna", con risas miles en el público...

No os canso más, que vosotros tenéis que trabajar (al contrario que yo, que me he pillado la semana libre, chinchaos como yo me chinché en semana santa... pero votadme, plis!!

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.