El messenger puede ser divertido...
a veces

Lo del messenger no tiene nombre. Es esa cosilla que nada más encender el ordenador todos (o casi todos) conectamos directamente, sí de Microsoft, ¿cómo? ¿Que si me creo que estoy hablando con mi abuela? Vale, vale, no sigo por ahí.


Sí, yo soy la que tengo a Lucho de avatar
(la publicidad gratuita es el pago por los derechos de imagen, eh, Nadj?)


No me voy más por las ramas. A lo que iba es que el messenger tiene varias fases. La primera es la de elegir una foto bonita. Si eres torpe como yo, lo primero que te coges es la foto del patito de goma y no te preguntas más. Pero con el tiempo vas digievolucionando hacia una estética propia, en la que te puedes encontrar (y los que me tienen en el messenger lo saben) desde una imagen de Moquete, Rafaela Carrá, Edna Moda, Ranma chica enseñando el pechámen o el logo de Chupa Chups.

La fase dos (2) es la de elegir un nick adecuado. (Aquí me detengo porque tengo una sensación fuerte de haber leído hace poco un post sobre los nicks del personal, pero no me acuerdo dónde, así que si me lees, tú sabes quién eres, manifiéstate y te enlazo en el post. Perfecto. He aquí el enlace al que me refería, gracias Manu!!). Los hay de todos los colores, desde el que te cuenta su estado anímico brevemente "Lucas: triste" hasta los que te lo cuentan hasta en su detalle más minucioso "Angelita: si un rubio te pide un beso y un moreno el corazón no desdeñes al moreno por un rubio aprovechón". Luego están los minimal, que se conforman con el nombre, o con la dirección de correo electrónico. Y luego los que más odio, los que se ponen un nick que no te deja saber quiénes son, así que tienes que abrirles la ventana para saber quién es ese que se acaba de conectar.

La tercera fase es la desquiciada, en la que te empiezas a poner nervioso si nadie te abre la ventana para saludarte, primero te haces el duro, pero luego estás deseando hablar con alguien (para algo has repartido tu dirección a la mitad de la discoteca el viernes pasado) y cuando alguien te habla, comienzas a ponerte nervioso de nuevo si no te contesta ipso facto, con frases apremiantes como "hola", "estás?", "te ha llegado mi mensaje", o con el nuevo messenger mandando un zumbido que deja tieso al del otro lado o bien le molestas hasta el infinito.

La cuarta fase es en la que nada más conectarte te acosan a pantallazos, de repente tienes a cuatro o cinco amigos que te hablan con asuntos superimportantes y que se ponen nerviosos si no les contestas al instante. Sí, sabéis a qué me refiero. Da igual que os hayáis puesto no disponibles, salí a comer o cualquier cosa, eso no les para. La cuarta fase en estado terminal es cuando empiezas a no admitir gente para que no te acosen (que sepáis que tengo un messenger maligno que me avisa de quiénes de vosotros me habéis puesto como no admitida).

La última fase es en la que tienes que cambiar de dirección porque hay demasiada gente abriéndote la ventana, no puedes más y decides pasarte al messenger de yahoo, o dar de baja el adsl o pasarte al porno para no tener que interactuar con otros.

Espero no haber herido susceptibilidades con el post, está hecho en buen plan, eh? Y si me seguís mandando zumbidos sólo iré a vuestra casa a quemarla y usaré vuestras vísceras como cadena para mi moto. Pero ya os cuento que está hecho de buen rollo.

Y como hoy sí que tengo más tiempo, os repido que me votéis (os queda una semana de aguantarme) y que si os parece, que os paséis por el chiringuito de contar, que tengo el link a la izquierda con el Vampiro de Barrio Sésamo pero con pocas visitillas.

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.