Bisbi no quiere ser laico

Hoy he estado de compras por la zona donde trabajo. Resumiendo: me he metido en una tienda de esas de ropa a precio asequible y moderniqui, vamos, que he acabado en el H&M. Me paso por la sección de chicos, porque claro, la mitad de las veces la ropa de chico es más molongui que la de chicas y ¿qué veo? Una sección de rosarios, vamos que ni siquiera cuando iba al Vaticano había tanta variedad.

En serio: de todos los colores, de todas las tallas, de todos los materiales, he estado por acercarme al vendedor y preguntarle si tenían rosarios de pétalos de rosa, que son los favoritos de mi abuela (y que, sorprendentemente se hacen con pétalos de rosa machacados). ¡Qué suerte que tenemos a David Bisbal para recuperar antiguos objetos de culto! (Por cierto, que dice que en cada actuación estrena uno porque los rompe,qué chungo, ni los rockeros estos que rompen una guitarra en cada concierto...) Yo estoy escandalizada de que justo ahora cuando todos vamos de laicos y de qué guays somos que no creemos en nada, lo más moderno sea llevar primitivos signos de creencias que no compartimos. Es como si se pone de moda que todos los tíos lleven barba a lo Bin Laden y las tías con el pañuelo en la cabeza. O con toca de monja.

bisbalero
Ehto éh mu fuette. Vota a Patch y tú también triunfarás


¿El problema? Que eran todos rosarios falsos, le llevo uno de esos a mi abuela y me lo tira a la cabeza porque no tenían misterios, que son esos intervalos de diez cuentas que se van interrumpiendo con una cuenta separada. Y claro, si le quitas el misterio, no es lo mismo...

En otro orden de cosas, ¿alguien se ha fijado que David Bustamante se parece a Andy García con ese depilado de cejas creativo que se nos ha hecho? ¿Quién habrá perpetrado esa depilación? Con la de gente que se ha adaptado a vivir con sus propias cejas...

busta
Soy maligna, me quería resistir a poneros la foto,
pero es que sus cejas me embargan

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.