Me lo dijo Pérez...

ratoncito-perez

Pues sí, amiguitos. Hoy seguimos con otro tema misterioso. El Ratoncito Pérez es para mí todo un enigma, desde el momento en el que piensas que hay un mamífero (roedor, para más datos) que llena su casa con todos los dientes que te sobran. En primer lugar, es un poco siniestro, porque, imagino que despuès de unos años ejerciendo, habrá tenido que empezar a dar a los dientes, digamos, un uso más doméstico, así en plan bricomanía, pero con dientes. Imagináos la casa: sillas de dientes, mesas de dientes, y mi favorito... un piano de dientes!!

Y luego están los regalos, porque siempre a mis amigos les traían cosas más chulas que a mí (excepto la primera vez, que me trajo una cinta de canciones de Los Diminutos que molaba mil). Por no hablar del momento traumático en el que te dicen que el Ratoncito Pérez son los padres (¿cómo? ¿yo pensaba que eran los reyes? Es en ESE preciso momento, y no antes, cuando sabes que ya eres adulto de verdad, y que no te vas a creer nunca más nada de lo que te diga un adulto).

Aunque pensándolo bien, a mí los dientes humanos me han dado siempre un montón de ascazo. En mi cole había una chica que tenía todos sus dientes de leche en una cajita y un día los llevó a clase. Qué asco infinito!! ¿Cómo puede alguien coleccionar partes de su cuerpo? ¿Y si le falta uno? ¿Qué cambia, un molar por un paleto, que son más difíciles de conseguir?

Para los superfans de este Ratón, os dejo un enlace a su buzón, por si queréis dejarle algún mensajillo.

Por cierto, mi chiringuito de contar sigue abierto, pasaos, criticad, contad... lo que os pida el cuerpo.

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.