Una historia de mini-Patch



Mi hermana me estaba esperando enfadada cuando he llegado a casa. Y no, no había leído el post de ayer en el que hablaba de su juguete de infancia favorito...

Pues mi hermana tenía esta mañana un examen oral de inglés superchungo, y estaba con toda la legaña a las 7 de la mañana esperando a que le abrieran el aula de examen, cuando se le acerca una rubia posesa. "Hola! ¿A qué te dedicas?" Mi hermana le ha mirado mal, porque a) la tenemos bien enseñada a rechazar ofertas lésbicas antes de las 9 de la mañana y b) no la conocía ni de coña. Mi hermana: "Pues estudio 2º de Bachillerato" "Ah! pues qué has hecho, yo pensaba que eras mayor, de verdad qué despiste! A ver si quedamos un día de estos a comer o algo... Y así sales en la tele"

Mi hermana (que es pequeña pero no tonta) se ha empezado a asustar, pero ha reaccionado rápido: "Estooooo, es que no te conozco de nada" La rubia posesa la ha mirado: "Patch? No me digas que no eres Patch!" Mi hermana le ha tenido que contar la verdad, que es mi clon maligno que no la conocía de nada, pero que me hacía llegar recuerdos de su parte. Mini Patch se ha enfadado conmigo. Seguro que tiene envidia porque sus amigos no son tan sociables como los míos.

(Nótese cómo la imagen de hoy es gafapastosa total, fruto de la presión de algunos lectores que me comentan que si no hay foto no leen. Pues nada, vivan las imágenes que no tienen que ver con los posts!)

Y por petición popular
Las rosas son rojas, el patchmóvil de color indefinido
vótame hoy, o si no te suicido.

A ver si termino ya este post, que se me ocurren miles de cosas. Lo último es una recomendación de un sitio que acabo de descubrir. Se llama Un toque de azufre y lo escribe un guionista de La Hora Chanante. Casi ná. Como muestra, este sketch de David Haselhoff que nunca llegó a grabar Joaquín Reyes. No, no hace falta que me déis las gracias todos a la vez.

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.