Juegos de ayer y hoy:
Salta Pirata

Yo tengo dos hermanos, un chico y una chica que es mi clon maligno (la gente piensa que somos gemelas) pero con seis años menos. Cuando era pequeña, mi hermana tenía un juguete preferido al que tenía que jugar por narices. Y ese juguete era el Salta Pirata.



A ver, el anuncio (que podéis ver en esta dirección bajo el epígrafe de "Tricky Salta Pirata" (prometo que he intentado enlazaros el vídeo directamente para quitaros problemas, pero soy un muñón y no he sido capaz)) decía clarísimamente que el pirata saltaba cuando le pinchabas con una espada. ¡Y que cada vez era un agujero distinto! Pues bien, amiguitos,nada más lejos de la realidad. Mis hermanos y yo localizamos dos agujeros que siempre hacían saltar al pirata: uno en la segunda y otro en la cuarta fila.

Los malvados diseñadores de juguetes de Bizak siempre pensaron que los niños, como cada vez descubrían uno de los dos agujeros que hacía saltar el pirata, pensaban que cambiaba con cada juego, cuando en realidad si elegías un agujero de la primera o la cuarta fila, el pirata no saltaba.

Luego yo siempre me pregunté por qué la premisa era que si pinchabas al pirata saltaba. Pero si el pirata era super pequeño (lo pequeño es bello, no lo olvidéis nunca), nunca llegarías a pincharle, ¿no? Otra cosa que me pregunté es por qué estaba tan contento siempre, con esa sonrisilla en los labios. Y por qué un juego tan sádico (pinchar a un pirata hasta que saltara) no fue objeto de protesta de las siempre atentas asociaciones de padres.

En fin, eran otros tiempos, éramos más jóvenes y Sardá aún estaba sólo en la radio.

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.