Comerse a su conejo

Vale, ahora que ya he experimentado con el flickr, os hago otro post protesta sin experimentos. Os quería relatar la dura historia de Toby. Toby es un conejito al que su dueño ha "secuestrado" y pide nada menos que 50.000 napos para no comérselo antes del 30 de junio. Y digo yo: ¿Y a mí qué me importa? ¿Voy a pagar yo para que no se coma a su mascota? ¿Qué tengo yo que ver con ese pavo?


Cómetelo, pero deja de dar la brasa, pesao!!

Vamos a ver: es un conejo. Quien no haya comido nunca conejo al ajillo que tire la primera piedra. Y además, pues si se lo quiere comer, que se lo coma. A mí nunca se me ocurriría pedir dinero por no comer algo. ¿Os imagináis? "Si no me dáis ahora quicientos millones de euros, me comeré el yogur de fresa que encabezará la revolución láctea que dominará el mundo" (la verdad es que me ha quedado un poco rollo Terminator).

Pues eso, que no le sigáis el juego, que no vale la pena, aunque os parezca que le váis a salvar la vida seguro que es todo un bulo. Y si no, decid como dicen los estadounidenses cada vez que secuestran a alguien "negociar con el secuestrador le da la razón y fomenta nuevos secuestros".

Y sí, el título del post da lugar a equívocos. ¿Y qué?

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.