Otra aventura del viejuno-no-chino

No os lo vais a creer. Yo lo escribo, pero desde ahora os aviso de que no os lo vais a creer. Hacemos un trato. Vosotros lo leéis y si no os lo creeis, pues ya os pasáis por aquí otro día y en paz.

Pues iba yo por la calle, en mi barrio, cuando me volví a encontrar con el viejuno-no-chino de ayer!! Hoy ha sido más pintoresco (si cabe) que el encuentro del metro. Porque, obviamente , el viejuno-no-chino (a partir de ahora vnc) es de mi barrio y en él se encuentra en su propia salsa. A lo que iba. El vnc me ve aparecer y me para. "Oye, perdona, puedo hablar contigo un momento?" Yo le he dicho que sí pensando que me iba a preguntar alguna dirección o a felicitarme porque es lector de mi blog o yo qué sé de los apetitos y carencias de los viejunos del siglo XXI. Me dice "Es que he descubierto que soy un robot y quisiera que me dieras tu opinión".Para la cinta.



¿Por qué yo? ¿Por qué tenía que ser el vnc entre todos los viejunos de mi barrio? ¿Qué he hecho para merecer tal honor? En fin, sigo con mi historia. El vnc se planta delante de mí y se pone a hacerme uno de esos "bailes de robot", fijo que habéis tenido que ver alguno, sólo que en este caso es un viejuno en vez de ser un chulillo de discoteca. Y a hablar con voz de robot "soy un robot. Funciono con dinero. Dame dinero". Por supuesto, he salido corriendo acongojada del susto.

Share this:

, ,

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.