Maus, ese cómic imprescindible en tu biblioteca
(y que sí que falta de la mía, yo me lo leí prestado)

Hoy he venido inspirada, así que os toca doble charla. Llevo todo el mes viendo conmemoraciones de la liberación de Auschwitz, y no podía ser menos mi página. No quiero poneros aquí una lección de historia, sólo recomendaros un par de lecturas que seguro que os molan (si no os molan, os devuelvo el dinero ¡y voy a la ruina!). La primera es obvia. Ya sé que es redundante recomendar un clásico, pero allá va.



Maus es la historia del padre del autor, Art Spiegelman, contada en cómic. Hasta aquí todo normal. Pues no. En Maus, los ratones son los judíos y los gatos son los alemanes (lo cual hace más difícil esconderse a los judíos). Es un relato escalofriante y el autor no se ahorra detalles para contarnos la vida de su padre en el campo de concentración.



Aquí se repiten los temillas que también tratan otros autores que estuvieron en ese campo de concentración, como la supervivencia diaria o la riqueza,que podía estar desde en un tenedor con el mango afilado (sirve de cuchillo, qué suerte!) hasta en tener cordones o incluso en tener más de un zapato (sí, me refiero a la fortuna inmensa de tener DOS). Sé que la vida en los campos de concentración no fue fácil y por eso se me pone la carne de gallina sólo de oír cualquier testimonio. Hace unos años estuve en uno cerca de Berlín, vi los barracones que aún olían a muerte, y los hornos crematorios. Pensad en la cantidad de gente que no pudo contarlo.



No sé cuántos de vosotros habláis o entendéis italiano, pero aquí os dejo un superlink de un chaval que se lo ha currado más que yo y al que le he pillado algunas imágenes. No quiero terminar sin recomendaros un par de libros (ya no son cómics ni tienen el premio Pulitzer, al contrario que Maus) que os pueden molar.

Además del Diario de Ana Frank para ver la vida de los que aún no habían entrado, podéis leeros Si esto es un hombre, de Primo Levi que no estuvo muy puteado, pero sí que lo pasó mal (nunca salió de la depresión) y El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl, genial y lleno de esperanza. Y ya me paro, que parezco una profe.

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.