Espongiforme... estoy espongiforme



Siguendo en mi línea de no hacer nada normal (os prometo que me esfuerzo, pero no me sale hacer cosas normales, es un trauma), os contaré cómo ha ido mi examen. Me he ido al examen con dos bolis como las niñas buenas (tengo una tendencia irritante a destintar bolis). Me he dado cuenta de que se me ha olvidado escribir a mano, con la mierda del ordenador ya no sabía ni poner mi nombre. He estado a puto de levantar el brazo y pedir que me cambiaran la hoja por un portátil.

Luego me han repartido la hoja del examen. Atención al tema: el epipaleolítico cántabro. Cultura azeliense y astunosequé. He respirado profundo y he hecho lo que mi profe Lampa siempre me decía que hiciera, descomponer la palabra. Vamos a ver; Epi es el que no era Blas. Paleo es antiguo y lítico viene de piedra. Ergo: Blas era más moderno que las piedras.

He levantado el brazo (ahora sí) y le he preguntado si podía pirarme sin contestar. El hombrecillo se ha acercado a mí y me ha respondido algo así como "guachu guachu norenarl", cosa que yo no he entendido así que he decidido que me decía "ahora te aguantas como Herodes y te tienes que quedar aquí por lo menos una hora". Así que me he lanzado a la piscina y me he puesto a escribir sobre el tema que me preguntaban. El epipaleolítico cantábro. ¿Qué se puede decir del epipaleolítico cántabro que no se haya dicho ya? Tantas cosas, que no he tenido más remedio que llenar cuatro folios. Y eso que no he hablado de los Picapiedra.

Torpin me ha dicho que escribir cuatro folios sobre un tema que desconoces siendo periodista no tiene mérito. Dani me ha dicho que merezco que me quiten puntos por hacerle perder el tiempo a los examinadores. Y a todo esto... Si apruebo, invito a todos los lectores a unas cañas (y hoy han sido más de 130).

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.