Chinos, pitufos y esas canciones que no se te van de la cabeza

El que ose decir que nunca se le ha pegado ninguna canción, miente fijo. Pues bien, después de caer en la tristeza ayer, hoy he decidido estar contenta todo el día. Nada más bajar de la cama, ya tenía una canción pegada. ¿Y qué canción era esa?

La de los Pitufos. Pues sí, amigos, llevo todo el día canturreando entre dientes el famoso "Lalalaralalala laralalá, lalalaralalala laralalá". Imagináos. Yo en Hacienda (por las mañanas trabajo en una gestoría, tengo doble personalidad como todos los grandes) entregando papeles y cantando la canción de los pitufos. Me han mirado fatal los funcionarios.

Y luego en el metro, en el andén, otra vez "Lalalaralalala laralalá, lalalaralalala laralalá". Mu fuerte, creedme. Y cuando pensaba que yo y mis canciones íbamos a ser los protagonistas de este post, resuta que me topo con una de las escenas más surrealistas que recuerdo en mucho tiempo (bueno, no tanto, siempre hay algo surrealista en mi vida, no sé cómo lo hago). Había un viejuno no-chino hablando con unos chinos. En chino. Y aunque los chinos le miraban asombrados (abriendo los ojos todo lo que podían), no le respondían.



Y el viejuno no-chino, mientras hablaba en chino con la peña, iba comentando la jugada a una Yeni que estaba sentada a su lado "pues sí, yo sé chino, lo aprendí en la guerra". Yo flipando porque no me explico en qué guerra participaría este viejuno para aprender chino (obviamente no el dialecto hablado por los chinos que nos ocupan, pero os prometo que no era castellano). Tal vez en alguna guerra del opio... "Lalalaralalala laralalá, lalalaralalala laralalá" (la vida es sencilla si das con la canción adecuada).

Pues nada, no os aburro más. Por cierto, sobre el tema de los Pitufos, os recomiendo el post que ha hecho Trotty. Es genial!

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.