Otra del patchmóvil

Iba yo ayer con el patchmóvil (siempre en misión secreta) cuando, en mitad del Paseo de la Castellana me abordan dos chicas para limpiarme el parabrisas. Horrorizada intenté echar atrás el coche (me empezó a pitar un taxista), cambiarme de carril (casi asesino a un repartidor en moto), acelerar para saltarme el semáforo (imposible, había dos viejunos que me lo impedían). Ante la falta de posibilidades, pensé usar el botón de eyección que tengo instalado en el asiento del piloto y copiloto (por si hay algún pesao del que quiera librarme), pero me di cuenta a tiempo de que si me eyectaba a través del techo solar no iba a poder recuperar el patchmóvil (además que conducir sin asiento es una castaña).

Pasé al plan B: empecé a poner ojos de Bambi a ve si se apiadaban de mí y no intentaban limpiarme el parabrisas. Esto tampoco funcionó, porque el Enemigo está equipado para evitar miradas potencialmente peligrosas. Pasé al plan C: puse a funcionar los limpiaparabrisas para alejarlas con su movimiento fulminante y con su agua propulsora. Craso error. Se me había acabado el agua.

Ya desesperada porque me iba a tocar pencar con la limpieza del parabrisas (y encima me iban a obligar a pagar por ello), me relajé y me dispuse a ver cómo enguarraban mi patchmóvil.

Menos mal que mientras, había dado tiempo a que se pusiera en verde el semáforo.

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.