Yo, mi pelo perfecto y el Manzanares "happy in the morning"

Vamos a ver, sé que ya empezáis a estar hartos de mis anécdotas de mis idas y venidas del curro, pero es que soy limitada (limitadísima) y, os lo juro, hago más cosas con mi vida además de trabajar, pero es que las cosas más chulas me pasan en los desplazamientos. Pues resulta que iba yo toda tranqui por la mañana, me espero mi autobús (con excepticismo, he salido justita de casa y como hasta ahora he ido por la tarde al curro no sabía cómo podía estar el tráfico), me subo detrás de una viejuna, pobrecita, quién le manda levantarse a esas horas, si aún era de noche y el Manzanares estaba a medio descongelar (desde mi parada de bus se ve el río).

Me siento en uno de esos puestos que podríamos denominar "autistas", en los que no tienes que llevar a nadie al lado que te pida que te levantes en tu parada y que no te impida ver el paisaje si tú lo deseas así. Pues se sienta detrás de mí un hombrecillo de una manera extrañísima: primero me da un coscorrón con su propia cabeza y luego se queda media hora oliéndome el pelo. Tendrá cara? Será cacho de degenerao? Pero bueno, que me quita los aromas a hierbas suizas de mi suavizante. Y claro, yo no puedo entrar a trabajar con mi pelo perfecto...

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.