Los árboles de Navidad: luces y sombras

En vistas de que la Navidad está a punto de llegar, quería abrir la veda con mi primer post navideño. Quería hablaros de una pequeña clasificación de árboles de Navidad que he creado para la ocasión.


  • El árbol natural Lo ha comprado el padre en un arranque de creatividad. Está incluso en su maceta con raíces. A lo largo del mes que está puesto, perderá todas sus agujas hasta quedar pelado. El siete de enero estará nominado para abandonar la casa. Por supuesto en un 99% de las veces, acabará en la basura y no volverá al bosque de donde jamás debió salir.
  • El de plástico sencillo Lo han comprado en la tienda de todo a cien de enfrente de casa. Según el precio estará más o menos elaborado, desde uno que es un alambre verde hasta otros realmente frondosos. Hay que decorarlos. Normalmente, desaparecen tras una montaña de espumillón.
  • El de plástico decorado Para los muy vagos (ah! no! que ahora se dice "optimizadores de recursos". Sólo hay que sacarlo de la caja y ya está listo, con sus bolitas y su canesú.
  • El de plástico decorado musical Este es el más sofisticado de todos. No sólo viene con el espumillón incorporado, sino que también te canta villancicos. Es el modelo perfecto incluso para improvisar fiestas navideñas en fechas inesperadas, como el 8 de agosto. Es el que hay en donde aparco el patchmóvil (la patchcueva). Es un poco siniestro, porque enlaza unos villancicos con otros, como si fuera un medley. Me da miedo.

Y nada más, niños. Seguiré dandoos la brasa.

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.