Yo y mi voz de Candy Candy

Hoy en el curro he estado llamando a gente desconocida (bueno, al principio desconocida, luego ya me he hecho amigüita) y me han estado vacilando porque dicen que se me pone otra voz cuando hablo por teléfono. No es la primera vez que me lo dicen, pero es una fuerza superior a mí, es ponerme un teléfono delante y empezar a cambiarme la voz. Me dulcifico, empiezo a hablar bajo... Es como una posesión (infernal).

Seguro que a vosotros también os pasa, y no me refiero sólo a cuando os llama la pichurri. Es una fuerza sobrehumana, es como si me dieran la kriptonita gay, y me vuelvo Candy Candy.

Pues eso, very fort. Y no me llaméis por teléfono, que os conozco...

Por cierto, os vuelvo a recomendar la música del Profesor Popsnugle. No me la puedo quitar de la cabeza. Gracias al Torpin, que me la grabó.

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.