Una paranoia más para mi colección



Hoy he pasado miedo. Mucho. Estaba yo esperando al bus como todas las noches (bueno, un poco más tarde que todas las noches, pero esa es otra historia) y me he puesto a pensar. Y me he acongojado.

La cosa es que espero el bus en la puerta misma del museo arqueológico. Y claro, se me ha ocurrido pensar que en realidad el museo arqueológico no es más que un cementerio en el que los muertitos están dentro de urnas, expuestos a la visión de todos. Todas esas momias, esqueletos de neandertales, vasijas llenas de cenizas romanas... No es más que un campo de cadáveres.

Así que me ha entrado la paranoia y he empezado a ver cómo se levantaban de sus tumbas y venían hacia mí (¿os acordáis del final de la Bruja Novata? Pues igual, sólo que con cavernícolas, faraones y romanos). Pues nada, eso es lo que pienso cuando espero el bus y hace demasiado frío como para sacar mi libro del bolso.

(Por cierto, me superencanta el gif que os he puesto, lo tengo guardado desde hace tres meses y por fin he encontrado el post ideal).

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.