Los pies... esa parte chenchual de mí misma



Hoy mi abuela me ha mirado a los ojos (fácil, somos del mismo tamaño) y me ha dicho "Hija, ya sé por qué no tienes novio: es porque tienes los pies pequeños". No habrá dinero suficiente para pagarme la terapia por semejante trauma.

Yo creo que los pies grandes (como todo lo grande en nuestra sociedad) está sobrevalorado. Hoy los zapatos (modelo chúpame la punta) se alargan hasta el infinito, haciendo que todas las chicas anden como de puntillas, con los pies doloridos. ¿Todas? Todas no, porque Patch, con un 34 de pie resiste incólume a los dictados de la moda. Claro, es que llevo sin elegir zapato desde los catorce años, lo que hago es llegar a la zapatería, decir mi número y elegir (con absoluta libertad) si me llevo o si no me llevo los ÚNICOS zapatos que me ofrecen.

Porque ¿habéis intentado ir a comprar zapatos serios con un número en el que prácticamente no hay ni zapatos de primera comunión? Pues es como intentar meter a una Barbie los zapatos de un barriguitas, o subir un Gi Joe en el tigre de He-Man. Que no hay manera. Llegas a la zapatería y te sacan las Lelly Kelly, que son muy chulas y además te dan chuches, pero es que no te puedes presentar a una entrevista de trabajo con ellas en los pies (ni en las manos, que os estoy viendo,cacho de brutos).

¿Y lo peor? Lo peor viene a la hora de encontrar unas botas, porque las únicas que me valen llevan un Snoopy gigante que va proclamando a los cuatro vientos que no hacen zapatos de mayores de mi talla.

Pues va a tener relación mi abuela. ¿Por qué los chicos no serán como el príncipe de Cenicienta, que le molan con los pies pequeños? Porca miseria!

P.D. Gracias a Hirule por la idea.

P.P.D. Ando buscando gente de Madrid que se quiera venir el viernes a ver Resident Evil. A un cine que no vais a pagar más que cuatro míseros euros. Y luego chupi fiesta. Dejad los mensajes en mi mail (patchgirl ALGARROBA gmail.com)

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.