El día más absurdo de la semana

Los domingos son ese día absurdo en el que no sabemos qué hacer. Porque claro, entre semana quien más y quien menos, tiene algo en el horario. Pero llega el domingo por la tarde y ya lo has hecho todo, has salido el viernes y el sábado, has currado toda la semana y el domingo por la tarde, ¿qué? Nada, la desolación, el vacío, la nada, como dentro de un tupperware vacío. Ahí empieza el drama, porque empiezas a llamar gente pensando que habrá alguien más es el mundo que tenga el mismo problema que tú. De hecho, tienes hasta un programa de festejos para hacer, como ir al cine, una cena gratis en el Vips (esto es verídico) pero vaya, no hay manera de hacer nada.

Acabas en casa, tirado en un sofá, viendo Everwood (tres capítulos, nada menos) hasta que llega ese momento de la tarde: el momento en el que son las 8 de la noche ¡¡¡y te mandan tus padres a comprar pan, o una cocacola o yo qué sé!!! El caso es que es el momento en el que la ropa de estar por casa (en mi caso, siempre chándal) ya forma parte de tu piel, casi es una escama, y te toca bajar. Con todas las pintas, justo el único día en el que te encuentras con ese vecino que te hace gracia, que casualmente está despidiéndose de su enésima conquista en tu propio portal, en tu propia casa.

Pues nada, feliz tarde de domingo a todos y a todas. Y si véis mi abono por ahí, por favor, decidle que aún le espero, que soy una buena chica, que no le fallaré nunca, nunca.

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.