Aquellos maravillosos traumas

Holaholahola!
He vuelto y no pienso hacer prisioneros, uajaja! Hoy os voy a hablar de otro de mis traumas de infancia:

Los hipopótamos

El primero de ellos, del que no tengo imágenes es el de Ausonia. Sí, ese bicho azul, que cantaba a los dodotis "Ausonia elásticos, lalá muy absorbentes lalalá". Pues bien, la canción volvió en mi adolescencia como canción para mear de las chicas. Pues por eso vamos juntas al baño, para cantarnos y animarnos mientras esperamos.



Otro que no podía faltar es el hipopótamo de los Kinder. Siempre me salía el mismo. Y eso que había quinientas colecciones distintas. Pues nada. Siempre me salía la hipopótama que se miraba en el espejo. Happy Hippos, se llamaban.



En penúltimo lugar, tenemos a Pepepótamo, con su hipogrito huracanado. (Vaaale, este me lo ha dicho Viru -véis como no soy buena periodista? revelo mis fuentes)

Y por último, mi favorito: el hipopótamo lila bailarín. Si os soy sincera, este es el que más loca me trajo. Me lo mandó Torpin por mail a Italia y no me lo he podido quitar de la cabeza. Como dice Mulder de Homer en un capítulo de los Simpson "su bamboleo es hipnótico". Pues aquí os dejo una de las partes de su baile, para que lo disfrutéis mucho, mucho.


No quiero acabar sin hacerme la siguiente pregunta: si los hipopótamos son marrones (al menos en las fotos), ¿por qué en sus representaciones van en la gama de los azules?

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.