Síndrome posvacacional (ligero)

¿Qué qué he hecho estas vacaciones? Pues he estado en la Costa Blanca. Y. por supuesto, no podía faltar la visita a



Y es que desde que ví Troya, me quedé prendada con el mundo grecorromano (es un decir, pongamos "los culillos de los grecorromanos"). Pues allá que me fui, en compañía de los patchihermanos. Y hete aquí varias desilusiones, la mayor de las cuales es que no vi ni un solo culillo. La otra es que, como en todos los parques, no dejaban meter comida y al final hubo que arremeter con lo precocinado.

Las atracciones un poco flojitas, lo de siempre, y las montañas rusas de esas que te rompen la espalda (la verdad es que era un mal momento para mi espalda, porque la cama del hotel me la dejaba insensible cada mañana, me quedaba boca arriba y boqueando como una tortuga, sin poderme mover) de tanto traqueteo. Lo que más me moló es una atracción que te dejaban una pistola de láser y podías disparar a los bichos que se morían (es un decir esto también, se les apagaba la luz a los bichos).

Mañana más y más bonito, espero, porque quiero redecorar mi vida, empezando por hacer un poco de caso a lo que me dice la peña que me quiere, permanezcan atentos a sus pantallas...

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.