Contra los higadillos

Hoy estaba yo indignándome conmigo misma mientras veo la programación de la tele. Sobre todo de Tele 5, porque es una cadena en la que sólo emiten un programa (Aquí hay Tomate, aunque durante el invierno es Crónicas Marcianas), que repiten hasta la saciedad. Me parece estupendo que sea verano. Me parece estupendo que no haya noticias. Pero de ahí a sacar hasta la saciedad noticias sobre gente que no son nadie, que no han hecho nunca nada, que son como tú y como yo (bueno, no sé quién leerá esto, pero supongo -es un suponer- que no eres una estrella del porno ni un cantante de éxito -en caso contrario, ponte en contacto conmigo y hablamos en privado-) que lo único que han hecho es salir un ratillo por la tele (aunque sean dos meses en un experimento sociológico). Y toda la gente les admira. Y toda la gente quieren ser como ellos y todo el mundo se sabe su vida (de hecho hay un alarmante desfile de amigos de ex de toda esta faunilla). ¿Que quién tiene el poder? Pues vosotros, con el mando a distancia, o invitando al que vea esos programas al cine, a los bolos o al teatro. O incluso (no me matéis por esta descabellada sugerencia) leyendo un libro (sí, eso que es como un cómic pero sin dibujos). De verdad, no sigáis alimentando este mercado, haced que se hunda esta industria que vive de los higadillos... Ya basta de Jennys y Andys que sólo buscan vivir del cuento por un polvo echado con la persona correcta.

Y diréis vosotros (con más razón que santos) ¿por qué nos mete este discurso subversivo la pava esta, que tiene pinta de saber del tema? Pues porque por motivos laborales estoy en contacto con toda esta panda de costras. Por favor, a los cuatro o cinco que me aguantáis: no caigáis en eso, boicotead la industria del corazón. Por favor!!

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.