Patch adictions

Hoy he instalado en el portátil el juego de Larry 7, que me ha dejado Torpin. No sabe lo que ha hecho. Yo desde siempre soy una viciosa de las aventuras gráficas. Desde que el primer Monkey Island cayó en mis manos, no he parado de fliparlo con ellos.

Todo el rollo ese de que el hombrecillo que está dentro de la máquina haga cosas igual que tú sin que te hagas daño, me encanta. Además te prepara para la vida cotidiana. Todo eso de andar recopilando objetos me encanta. Nunca sabes para qué vas a usar un pollo de goma con una polea en medio o un paraguas.

Antes de que mi hermano cogiera el ordenador para siempre, yo jugaba mucho a estas cosillas. Lo malo es que en el momento que tengo un juego entre manos, pierdo el sentido de la medida. Vamos, que no hago nada más. ¿No os ha pasado nunca engancharos a un juego? Sueñas con él, piensas en él, sólo hablas de él (y aquí es cuando vienen las miradas desconcertadas de la gente "esta chica está hasta arriba de ácido"), estás deseando llegar a casa para jugar (aquí es cuando se perjudica tu vida social)...

Pues así soy yo: adicta a los juegos. Por eso a lo mejor a partir de aquí escribo menos a menudo...

ES BROMA, ES BROMA!! Permanezcan atentos a sus pantallas...

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.