Los cambios (no, no, esta vez no va del metro de Madrid)

Es difícil cambiar, y no a todo el mundo le van bien los cambios. Esta semana han cambiado varias cosas por mi universo.

La primera es una página a la que acudía como refugio. No es para hacer un drama, pero no me negaréis que cuando se acaba algo es como un pedacito de ti que no va a volver. No tiene por qué ser malo necesariamente, pero es que soy super fan de la nostalgia. Lo bueno es que ahora tengo más tiempo para otras cosas, por ejemplo este antro de perversión que regento (estoy cambiando los enlaces para que todos tengáis banner) y para otras cosas, por ejemplo dormir, que como dice mi madre tengo más ojeras ahora que cuando estudiaba, hija, te voy a dar farmatón, porque tienes una cara de lechuguina a ver si te da el sol un poco, ya te vale... (En fin, qué os voy a contar).

La otra cosa que ha cambiado es el tramo de adoquines del Paseo del Prado. Me explico para los que no seáis de Madrid. El Paseo del Prado estaba entero asfaltado excepto la parte que une el jardín Botánico con el Museo (del Prado, se entiende) que estaba puesto de adoquines (mañooooo! no los de carameloooooo!) que hacían que cuando pasaba por ellos con el patchmóvil saltaran/se rayaran los Cd's. Pues bien, esta semana lo han asfaltado. Y me da penita, porque al pasar por los adoquines a mi me llevaba como al pasado (como si el patchmóvil se convirtiera en un Delorian) y era capaz de ver los coches de caballos de Galdós...

Lo último que ha cambiado es este post, que ya lo tenía escrito e iba sobre apuestas. Pero como me ha petado el ordenador y me daba pereza reescribirlo, pues ahí os quedáis con las ganas de saberlo... UAJAJAJAJAJA!

Share this:

, ,

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.