Donna al volante (juro que es una expresión italiana)

Hoy os voy a hablar de un peligro urbano. Una vez el hombre salió de la Caverna (de Atauerca) y comenzó a vivir en ciudades para librarse de los peligros de la vida salvaje. Pero, amigos y compañeros de penas, hemos llegado al siglo XXI, y el peligro ha llegado a las ciudades. Las gentes vuelven a temer por su integridad. Ha llegado una nueva amenaza para los indefensos habitantes de las ciudades.



Es la rubia. Ella no necesita presentación. La reconoceréis porque va perfecta siempre (y si no, aprovechará cualquier pausa en la conducción para las actividades de estetizienne, como maquillarse, hacerse la manicura o una depilación rápida de cejas).

No usa los intermitentes, sabe que su belleza deslumbradora indicará al resto de conductores hacia dónde tiene que ir. Tampoco mira las señales de tráfico, porque sus gafas de sol (siempre de diseño, o una buena imitación, la imagen lo es todo en estos tiempos que corren) no le permiten verlas. Así pues, no cede el paso (ella es la protagonista de su road movie), ni pierde el tiempo en averiguar en qué sentido son las calles, ya dará la vuelta o los demás coches la esquivarán.

Este especímen no va por el carril que mejor le venga a su itinerario, sino que se sitúa en el lado de la calzada desde el que mejor pueda ver los escaparates, y si divisa alguna ganga, no duda en dar un frenazo en seco. Para algo lleva el coche de su papi, con cienes de caballos y blindaje que le protegen ante cualquier problema. Y si se choca, ningún problema, una llamada a Jeffrey y la grúa (cabalgada por un tío buenorro de esos que sólo salen en los calendarios de la Superpop) acudirá presta en su auxilio.

Los peatones no se libran de este especímen, pues como reina de la carretera (y que ose cualquiera a negarlo), tiene la hegemonía también sobre los pasos de cebra, que sólo pueden ser utilizados mientras ella esté lejos y siempre por un período muy breve de tiempo, a no ser que quieran sufrir su ira sin límites.

Avisados quedáis. Alejáos de estas raposas (al menos en lo que a conducción se refiere).

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.