Delinquiendo: La curiosidad mató al gato



Pues tiene razón Oblongo, no hay nada como elegir un tema polémico para que se me tire toda la gente al cuello (verdad, Petazeta?). Bueno, todos tenemos días bajos, ¿no? Pues a mí me tocó ayer (y no, no pasa nada con mi ciclo hormonal, qué repelentes os ponéis de vez en cuando).

Hoy andaba dándole vueltas a la curiosidad. ¿Cuántos de vosotros no habéis deseado ver lo que otro tenía en las manos, después de que lo mirara con mucho interés? O también seguro que habéis visto algo que estaba medio tapado y habéis hecho todo lo posible para destaparlo y ver qué es lo que hay debajo. Eso es lo que me ha pasado hoy en el metro. Me he bajado en Iglesia y he visto las obras (las fabulosssas obras, gracias, Espe!!) a medio hacer. Debajo de los paneles supermodernos había un mosaico blanco. Y claro, me he preguntado qué más había ahí. He mirado a los lados para comprobar que no huebiera testigos (no es bueno dejar pruebas de tus acciones) y me he agachado. Lo malo es que cuando he empezado a arrancarlos (cuan Hulk) ha venido el segurata y ha echado a correr detrás de mí. Menos mal que yo corro más rápido.

Tengo que dejar de curiosear lo que no me incumbe...

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.