Patateando...

Como ya sabéis los que seguís esta web, aquí hay un alimento fetiche (veis como soy fetichista?) y ese alimento es la patata. Hoy sólo voy a contaros de mi relación con las patatas bravas.

Son las patatas bravas una variedad muy común en España. Serían como patatas fritas pero recabreadas, picantes. Depende del sitio te las ponen que piquen más o menos (en función si hacen un cálculo de la cantidad de vasos de agua que pedirá la gente en vez de pedirse otra caña...). Porque, ay amigos! ¿Quién no ha empezado a mooquear por unas patatas demasiado picantes? O ha timado a sus colegas diciendo, mientras se le saltaban las lágrimas, que no estaban picantes...

Las bravas son ese aperitivo que te libra de la cena en esos días en los que cuando llegas a casa (quando arrivo a casa) lo que te espera es el horror (en mi caso son las croquetas, pero léase pesacao, sesos...). O bien te hacen más agradable el rato de cañas. Las bravas era una de las cosas que más echaba de menos el año pasado en Italia. Porque mucha pasta había, pero bravas, na de na. Además, se da la circunstancia de que bravo en italiano quiere decir algo así como "competente", lo cual era un poco raro cuando le explicabas a los colegas que lo que querías era un plato de patatas competentes. (Están locos estos españoles).

Pues eso, desde aquí recomiendo vivamente patatear y para ello, os dejo aquí la receta.

Share this:

, ,

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.