El tuning mola... un puñao

Leía en un mail un artículo sobre el tuning. Asumo el peligro de que esta página se me llene de robamotos que metan esta palabreja en Google.

Ya he tenido varias conversaciones sobre el tuning con bastante gente diferente que no se conoce entre sí, siempre con los mismos resultados. Y es que es un fenómeno que me fascina. Vamos a ver: ¿quién tunea un coche? Pues generalmente un tío, que se ha hecho con su primer coche (de segunda mano, o bien los que emplean su primer sueldo en liberarse del coche de papá), recién salido de la pubertad (o en plena pubertad) y que desea hacer que su coche sea el más molón. Por lo general, el tuneo empieza muy tímidamente, en plan pintando las teclas de la radio de rojo para que hagan juego con las luces del salpicadero (esta anécdota está basada en hechos reales, el pavo pintó delante de mí las teclas de su radio con un rotulador Carioca, a la espera de poder hacerse con un Edding. En fin, mazo chungo).

Luego, el tunero se da cuenta que no le basta con haber apañao un poco por dentro su vehículo, y decide pasar a la acción. Un alerón trasero de varios metros, que le ayudarán a controlar los raudales de potencia de su máquina (se nota que soy redactora de un programa de coches?) y que le proporcionará unas velocidades de vértigo: ¡140 km/h con sus 60 cv de potencia! Luego viene el cambio de los limpiaparabrisas en dos versiones, o plateados a juego con los retrovisores que también están tuneados, o con una manita de Titanlux, pintura plástica, a juego con la carrocería.

Luego viene el apartado luces, dos azules sobre el capó y otra en el tubo de escape (por cierto, hace cosa de un mes vendían fascículos de tuning en los kioscos, la primera entrega era esa luz para el tubo de escape ¡¡¡por sólo 6 euros!!!). Otra luz violeta dentro del coche (como las que ponen en los servicios de las discotecas, se supone que para que la gente no se encuentre las venas... creo que esto es una leyenda urbana...). Por supuesto, no puede faltar una luz bajo el vehículo, para escanear la carretera...

¿Y qué es lo que no puede faltar en todo coche tuneado? Pues un equipo de música muy potente, que te llene el maletero de altavoces, ideal para escuchar música techno dentro (y especialmente fuera, si te mola tus tímpanos) o Camela para esas noches de Come together, ejem.

En resumen, ¿qué es el tuning? Meterle unos accesorios a un coche que valen más que el propio automóvil, para tirarse el moco por las carreteras.

Espero no haber ofendido a nadie con este post, de hecho reto al que se sienta dañado a que me conteste convenientemente en otro post que me comprometo a publicar (si no tiene faltas de ortografía).

Ya falta menos para que publique el artículo del Patchiabrazo.

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.