La ética periodística: ¿qué he hecho yo para merecer esto?



Hoy me he pasado toda la mañana en la biblioteca estudiando. Ética periodística. Y digo yo, ¿para qué me hacen estudiarme algo que al final me van a obligar a ignorar? Porque seamos francos. No es que los periodistas de hoy en día miren mucho la ética, no? Porque yo aún no he visto a Ana Rosa decir “No, no voy a hablar de este tema porque vulnera la intimidad de Rociíto”. Porque aquí todo se mueve por un sistema de mostración visceral: cuantos más higadillos muestras, mejor profesional de la información. Y si encima puedes decir algo muy vago para dejar fatal al otro, pues mejor. No digo que los periodistas no comprueben sus fuentes (me consta que los que conozco lo hacen) pero sí que es cierto que no hace falta contar lo peor de las personas para sacar provecho.

Por cierto, sigo hasta las narices de la boda de la era. No quiero tener una ciudad fucsia, ni que no me dejen ir en coche a trabajar, ni que atasquen todo durante cuatro días, ni que me hagan sospechar de mi propia honradez, haciendo de Madrid un estado policial en el que es imposible no ver un policía cada paso. Por cierto. Leti forever, güi lof yu...

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.