Maneras de NO empezar bien un día

Llevo un día frenético. Para empezar, me he caído rodando las escaleras del metro hasta abajo (no os preocupéis, no me ha pasado nada). Lo que me asombra es que la gente, en vez de ayudarme, se me ha quedado mirando, y una señora me dice "Niña, a ver si miras por donde pisas". Dos cosas:
a) Señora, no me caigo por gusto.
b) Tengo 23 años!!! Ya está bien de llamarme niña. Sí, vale que no mido ni metro y medio, pero ¡vamos! También tengo mi corazoncito, no?
¿Lo mejor? Ver mi mochila pasando por encima de la cabeza mientras bajaba rodando, lástima de no haberla llenado de gominolas, en vez de libros. (Un momento! Tengo que dejar de hacer este tipo de comentarios, porque no ayudan nada a la imagen de adultez que quiero dar...)

Prosigo. Pues no habíamos llegado ni a la mitad cuando Coke y yo nos vemos dentro de una pelea. ¡¡¡Por favor!!! ¿Quién tiene ganas de ponerse a meterse de leches a las 9 de la mañana? Que si tú me has pisado, que si la otra es una vieja. ¡Qué lucidez, señoras y señores! Recién desayunados, qué bien nos insultamos. Si yo no tengo fuerzas ni para lavarme la cara para arrancarme las legañas... Si es que no hay derecho.

Claro, así he llegado a clase, calentita. Con una alteración de ánimo estupenda. Encima el de tecnología tocándonos la moral. Quosque tandem abutere???? ¿Hasta cuándo me tendré que empollar la tecnología de la xilografía? Por no hablar del tipómetro, esa regla infernal para medir el tamaño de las letras, que lo hacen los ordenadores solos. (Algún día os contaré cómo aprendí a decir tipómetro en italiano). En fin, è un mondo difficile. Esperemos que el resto de la tarde esté mejor, ¿no?

Por cierto, ahora estoy escuchando Ryan Adams (recomendado para los que queráis poneros un poco tristes), pero en el coche llevo They might be giants (gracias, Borja), que son los de la canción de Malcolm...

Share this:

, ,

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.