Las terracitas y el calor

Hoy hace un calor increíble. Y me entran unas ganas inmensas de salir a la calle y de pasarme toda la noche por ahí, pero por la calle, no dentro de un sitio. Sentada en un banco o paseando, pero siempre en buena compañía. Porque a mí lo que me vuelve loca es tener un buen interlocutor.

A ver, siguiendo con la línea marcada antes de recuerdos. Poned todos vuestros recuerdos en fila para examinarlos. ¿Cuáles son vuestros mejores recuerdos? Bien, si quitamos esos de “cuando el chico que me gustaba me pidió salir”, ¿qué nos queda? Pues esas conversaciones (no necesariamente asociadas a un botellón, no nos pongamos talibanes) rodeados de buena gente. Charlas en la Piazza del Campo, en el banco de la puerta del cole o en el portal de unos y de otros, siempre robando esos minutillos a la hora de llegar a casa. Por momentos así vale la pena seguir vivos.

Y digo yo, ¿qué es una terraza? Pues una mesa y dos sillas en mitad de la calle. ¿Y por qué es legal beber alcohol en mitad de la calle si estás sentado en una mesa y no si estás sentado en un banco
- o en el suelo
- o en una señal de tráfico
- o en un hito
Pues porque la ley la hace gente que no quiere que los jóvenes nos relacionemos, sólo quieren que beban los adultos que se puedan permitir pagar por sus mesas y sillas en medio de la vía pública. Pues yo voy a ser más lista. Voy a llevar siempre conmigo un set de 4 sillas y una mesa de jardín que venden en Pryca (se llame como se llame) sólo por jorobar, uajajaja.

Bueno, ahora que he desvariado, he de haceros una recomendación y una confesión.

No me toméis en serio. Yo no lo hago (y algunos de vosotros ni siquiera me habéis visto en la vida).

Los que os vayáis de Semana Santa, pasadlo bien. Y los que os quedáis, pasadlo mejor. Besitos mil!!

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.