La vie en rose...

Hola. Después de los momentos de tensión, algo más blandito. Y os contaré qué hice ayer. Estuve en Zara comprando el regalo de cumpleaños de mi primo el ñajo. Él quería un póster de Beckham, pero yo siguiendo mi criterio (como siempre, no os vayáis a pensar) decidí que debía reforzar su orgullo machote en vez de hacerle vivir una preadolescencia contemplando el icono de nuestros días, que presume de compartir la ropa interior con su mujer (la ropa interior de ella, me refiero). Así que entré en Zara decidida a hacer de él un tío guay.

Primero pasé por la planta de ropa para mí, porque una es tonta pero no tanto, y hay momentos de la vida en los que se impone un poco de autocomtemplación. El caso es que no encontré nada, porque todo era rosa. ¿Qué les pasa a los diseñadores? No vieron Barrio Sésamo el día que enseñaron los colores? En fin... Que me fui al final a la planta de niños (todo lleno de agüelas, como es natural) y me hice con dos camisetas en la parte de niños (chicos, chavales): una con el número 23 (que es el de Beckham, que todo hay que deciroslo) y otra para mí, porque me niego a seguir la corriente y vestirme de rosa. Es naranja. Y tiene unas letras que no sé leer. En fin, è un mondo difficile...

Share this:

COMENTARIOS

0 han mejorado su vida sexual:

Publicar un comentario

Comentar mejorará tu vida sexual.