29.4.15

Aunque dejé atrás lo de hacer críticas de libros infantiles en vídeo cosa que no descarto para el futuro, voy a seguir haciéndoos recomendaciones. Hoy os traigo la colección Baby Lit, de los que tenemos tres por casa.

Los libros estructuralmente son libros para bebés, de cartón recio con unos dibujos muy bonitos. Pero lo mejor de todo es que en ellos cuentan historias de la literatura inglesa a la vez que repasan conceptos sencillos: partes del cuerpo, onomatopeyas, números, antónimos...


Las ilustraciones de Alison Oliver permiten, además de repasar estos conceptos, seguir la trama de la historia y es posible leérselos así a los niños, para que se vayan familiarizando con los grandes relatos de la literatura. Los dibujos son tan bonitos que de muchos de ellos se podrían hacer posters y quedarían perfectos en los cuartos de los peques.


Si tenéis que hacer un regalo a un niño entre 2 y 5 años yo los recomiendo, salen bastante baratos. Los venden tanto en su propia web como en Amazon por menos de diez euros y en Madrid los he comprado yo en la tienda del Caixa Forum.

Hablando de libros, ¿ya sabéis que he sacado uno? ¡Muy pronto en papel!

28.4.15

Estaba yo la semana pasada tan feliz en la Patchcueva cuando un mensajero pizpireto llamó a mi puerta. En sus manos traía una caja de 31x31 de una de mis tiendas favoritas de scrap. Como estaba un poco sobada cogí el paquete, firmé el recibo y lo llevé a mi despacho.

¡UN MOMENTO! ¡SI YO NO HABÍA HECHO NINGÚN PEDIDO!

Antes de abrirlo, comprobé mi correo electrónico por si Mr Hyde había hecho un pedido a mis espaldas. Una vez vi que no había nada de eso, intenté llamar a la tienda para avisarles de que había habido un error, pero como fue el día de San Jorge y la tienda está en Zaragoza no me lo cogían.

Ahí ya no pude más, el universo entero conspiraba para que me quedara con los tesoros que me habían traído a mi propio zaguán. Abrí el paquete y vi un montón de papeles y de cosas bonitas. En serio, hacía eones que no veía tantas cosas chulas juntas. Les dejé un mensaje en la web y les ratifiqué que yo no había pedido nada  por si había otra chica buscando sus cosas cuquis.

Patch, como has sido malvada nos vamos a llevar tus regalos. Y los vamos a tirar al Manzanares.
Al día siguiente por la mañana me llamaron de la tienda y me hicieron darles el número de referencia de todas las cosas que incluía la caja de mi tesoro. Os lo juro, me sentía como una niña que el día de Reyes ha sido mala y se le llevaban los regalos (si es que los Reyes en algún momento han sido tan malvados como para hacer eso).

Al acabar la conversación me dijeron que mandarían un mensajero a mi casa para retirarme mi tesoro llevarse el paquete. Mi niña interior estaba con un cabreo supremo, por tonta, porque cualquier otra persona en mi situación se habría quedado con los papeles cuquis pero a mí me pudo el sentido del deber.

Ya estaba haciendo planes de fingir mi propia muerte para la llegada del mensajero y cuando volvió a llamar la chica de la tienda diciéndome que no había error:

Chica de la Tienda Celosa de su Deber: ¿Eres Patch de Alcorcón, verdad?
Patch a punto de fingir su propia muerte: Sí, esto es correcto.
CDLTCDSD: Ah, pues el paquete es para ti, es un regalo.
PAPDFSPM: Oh, qué bien, ¿y me puedes decir quién me lo manda?
CDLTCDSD: No si no te venía una nota con los papeles.

Rebusco en el pedido, veo una única nota que habla de que si deseo algo con todas mis fuerzas el universo conspirará para que lo consiga. Deseo un bote de helado de chocolate con todas mis fuerzas. El universo se hace el longuis.

PAPDFSPM: No, no veo ninguna nota, ¿en serio no me puedes decir quién lo manda?
CDLTCDSD: Venga, vale pero porque has insistido -dijo pasándose la LOPD por el arco del triunfo- ha sido Alkar desde Málaga.

¡Por fin tenía mi pista! Resulta que el súper paquete era un regalo de Alkar como agradecimiento por haberle hecho un álbum a Mini Peque Óliver y se había compinchado con Sara para mandarme un montón de cuquismos. Os prometo que jamás me he sentido tan tonta como cuando estaba cerrando la caja para devolvérsela al mensajero, así que si hacéis un regalo por Internet aseguraos que va con una nota de quién lo envía porque si topáis con alguien tan tonto como yo, vais a tener que pagar dos veces los gastos de envío.

Por cierto, os recuerdo que en mi anterior entrada estoy sorteando diez ejemplares de mi libro, aunque si no podéis esperar podéis comprarlo en Amazon.

27.4.15



Responde primero a la segunda pregunta, además de ser una de las frases más populares de Groucho ahora es el título de mi primera novela (novelita que al final no me ha quedado muy larga) en la que llevo trabajando dos años. La historia de Ingrid es algo que venía rondándome desde hace tiempo, un viaje por dentro y por fuera de una veinteañera en busca de lo que muchas buscamos: el reconocimiento, las fiestas divertidas y por supuesto el amor.

Sé que este libro no va a cambiar la historia de la literatura pero al menos ha cambiado un poco mi historia, lleva dentro un montón de horas mías, de mis primeras lectoras, de Catalina mi editora que se ha pegado un currazo y de Carlos Oneeyedman que ha dibujado esa Ingrid tan guapetona que espero que os guste. De momento podéis encontrarla en formato ebook en Amazon pero si consigo dejar de luchar con la herramienta, espero que en un par de semanas podáis comprarla también en papel. Ese día haré un fiestón de los que hacen historia en horario infantil que no estoy durmiendo mucho.



Para celebrar el lanzamiento, voy a regalar diez libros entre los comentarios de este post, haré el sorteo vía Random el jueves 30 con los que hayan comentado hasta las 12 de la noche del día anterior. Para participar, solo tenéis que darle a me gusta a la página del libro en Facebook y comentar en este post lo que os parezca, dejándome alguna manera de contactaros en caso de que ganéis (si sospecháis que ya tengo vuestro mail o si dejáis vuestro usuario de Twitter me vale) y si preferís PDF o .mobi para leerlo.

Si os leéis el libro, lo que más os agradeceré será que dejéis un comentario en Amazon, que por lo visto es lo más para darse a conocer (se pueden dejar aunque el libro os lo hayáis descargado del Torrent, aunque aún no me consta que esté en el Torrent). Y si conocéis a alguien que sea fan de la novela romántica y le recomendáis Responde primero a la segunda pregunta os lo agradeceré muy fuerte.

Podéis leer los dos primeros capítulos de mi libro en la pestaña superior.

13.4.15

Para que veáis que no todo es rabia antimulética en mi corazoncito ponzoñoso, comparto con vosotros una cosa que me sucedió en semana santa, ya que la anécdota incluye amistad con viejunos inesperados (viejiño, en este caso, porque tenía un acento gallego muy cerrado) y sé que ese es uno de los grandes clásicos de mi blog que siempre tienen buena acogida. Resulta que estaba yo el miércoles santo comiendo en un restaurante de esa franquicia española llamada El Gallego (siempre hay uno en cada barrio, creo que la ley les obliga) cuando quitaron TVGa para poner el parte de la 1.

En la 1 después de algunas noticias apocalípticas de España se rompe llegaron a hablar de la Saloufest. Como Villasuegros está al lado de Salou, por supuesto que presté atención. En la pieza hablaban de que el pueblo se había llenado de guiris que durante el día se suponía que jugaban al fútbol pero al caer la noche se dedicaban a ponerse más pedo que Alfredo beber hasta el agua de los floreros un poco más de la cuenta. Además, explicaban, estos jóveneshabían comenzado a salir en bolas a la calle (no dijeron si era bajo los efectos del alcohol o porque hacía mucho calor o porque se les había acabado la ropa limpia).

Ese momento del final de las vacaciones cuando casi no te queda ropa limpia.
Imagen de El País
En esto que el dueño, que estaba circulando por el local comprobando que todo fuera bien (noté que era el dueño porque los camareros le hacían mucho caso y el bar estaba lleno de fotos suyas), se puso a hablar con la tele (es un deporte que yo practico y os recomiendo encarecidamente):

Dueño gallego viejiño del restaurante gallego: Es que estos catalanes son muy modernos, por eso les dejan ir desnudos por la calle.

Lo confieso, normalmente ante este tipo de comentarios pongo el salvapantallas mental y trato de pasar desapercibida con mis dotes ninjas pero aquel día me hizo tanta gracia no pude evitar carcajearme. El DGVDRG,  me vio ahí, sola e indefensa en mi mesa, con las muletas algo alejadas con lo que se aseguraba que no tenía escapatoria fácil, y decidió sentarse frente a mí.

DGVDRG: ¿Sabes? A mí lo de la gente en bolas por la calle me recuerda a cuando yo estaba en la mili.

(Sí, amigos, me metí en una de esas conversaciones solo por no haber podido aguantar la risa).

DGDRG: Hice la mili en Paracuellos y claro, nos duchábamos todos juntos pero a mí no me gustaba así que me apunté a hacer deporte para poder ducharme yo solo.

No os comparto el resto de la conversación porque me caéis bien y porque fue una hora de explicaciones a cual más whatthefáquica. Pero os digo una cosa: una de las cosas buenas que sucedió en los 90 fue que quitaran la mili, librando a la sociedad de toda clase de anécdotas que los desconocidos no deberíamos saber. Gracias, Aznar.

9.4.15

Allá por el mes de noviembre iba yo tan feliz a llevar a la Heredera al cole cuando tuve una caída de lo más tonta. Bueno, en realidad no fue una caída. Había un bordillo alto, había una chica de metro y medio con un bebé de seis kilos en su mochila y había un pie que no aguantó la presión y se retorció. Un poco.

En el hospital me dijeron que era un esguince de tobillo, que hiciera rehabilitación o que por lo menos lo tuviera inmovilizado una semana y que luego retomara mi vida normal. Estuve así un par de semanas:

El problema era que, pese a que hacía la rehabilitación semanal y seguía las instrucciones de los médicos, me seguía doliendo un montón y seguía hinchado. En diciembre los médicos me dijeron que lo mismo es que soy de curación lenta. Cuando llevaba mes y medio me dijeron que lo mismo era por mi sobrepeso (factor que no negaré, pero jamás me había dolido nada).

Cuando llevaba dos meses me fui a urgencias y me hicieron otra radiografía. Ahí por lo visto no se veía nada y me mandaron a casa con un par de Ibuprofenos. Decidí seguir quejándome porque el pie seguía hinchado y me dolía bastante y por fin un médico me hizo caso. Y otra radiografía. Y dio con el origen de mis males: una bonita fractura de astrágalo.

La cosa es que el astrágalo es un hueso malvado donde se juntan los huesitos de la pierna y del pie y como apoyas todo el peso es difícil que cure si lo apoyas. Y como está súper dentro y es un poco suyo pues no le llega bien el riego sanquíneo y tampoco ayuda mucho a la curación. Además estába la cosa de que no me habían hecho ni caso en dos meses y pico, con lo que ya no iba a poder disfrutar de todas las ventajas de la escayola.

En resumen: llevo casi cinco meses con dos muletas, cojeando por la vida y gastando un pastizal en taxis porque Madrid no está adaptado a gente que no se mueva bien. Se me han colado en colas porque no soy rápida, en los cuartos de baño por lo mismo, incluso pasando por delante de mí al baño de minusválidos, y he probado un montón de sofás.

Pero ¿sabéis lo que es lo peor de todo? No poder coger en brazos a los herederos por no lastimarme más el pie.

Os juro que llevo un par de meses con este post en borradores a ver si consigo hacerlo gracioso pero hay días que no le veo ninguna gracia, y lo mejor de todo es que en un rato me dicen si me operan o no. Si lo hacen, tengo que sumarle por lo menos otros cuatro meses de muletas pero si no lo hacen voy a seguir recibiendo recetas de paciencia, que como dice Rabudo, es lo que te mandan cuando no saben qué hacer contigo.
Posts relacionados
 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff