Por qué odio a los detectores de movimiento

El día que decidí teñirme el pelo de turquesa con Colorista de Loreal

Así evité que me robaran el monedero unos carteristas

Aventuras en la nieve

Mi astrágalo y yo: una historia de amor