17.9.14



Bueno, al final he caído y voy a hacer el post este de marras aunque solo sea para hacer una recopilación de posts y os animo a leer más mi blog. Allá van las 50 cosas sobre mí:

  1. Nací el 23 F. Sí, el de "quieto todo el mundo", etc. Esto supone que mucha gente me cuente lo que hacía ese día y nunca me aburro de las historias.
  2. Hace unos años incluso me entrevistaron por haber hecho algo tan banal como nacer.
  3. El lado malo es que todo el mundo sabe cuántos años tengo siempre. Y si no lo saben lo dicen en la tele.
  4. Mido metro y medio.
  5. Uso talla grande pero cada vez me lo tomo con más filosofía.
  6. Intento hacer deporte y mantenerme activa pero es todo una excusa para tener más temas para el blog.
  7. Vivo en Alcorcón, una de esas ciudades de extrarradio que, como es muy fea, todo el mundo dice que tiene muchos parques.
  8. Odio las croquetas.
  9. Desde los 12 años quería ser periodista.
  10. Y lo conseguí.
  11. Aunque ahora mismo no ejerzo de periodista sino de community manager, siempre tengo el gusanillo de escribir cosas como freelance.
  12. No me imagino la vida sin escribir. Por suerte estáis ahí detrás leyendo, si no esto sería muy aburrido.
  13. Estoy terminando una novela, si tengo suerte y acabo con las revisiones.
  14. Como no me dejaban firmar lo que escribía en mi primer trabajo de periodista, tuve que abrirme este blog.
  15. En este tiempo he pasado solamente una temporada larga sin escribir, pero al final volví inspirada por el chulísimo blog de Lorzagirl.
  16. Odio los posts de "prometo escribir más", y por eso trato de evitarlos. Si no me da tiempo o no tengo inspiración de escribir lo dejo para más adelante.
  17. Como soy un poco despistada, seguro que se me ha colado algún post de "prometo escribir más".
  18. Odio los posts muy autobiográficos. Tengo una vida bastante normal y me divierte más escribir sobre qué pienso de las cosas.
  19. Soy bastante desordenada menos para las cosas de trabajo, que tengo que tener organizadas para poder hacerlo bien.
  20. Tengo un hombro luxado y se me sale de vez en cuando para regocijo de los lectores de mi blog.
  21. La primera vez que se me salió fue al caerme de un piano. Ya sabéis, si no os habéis caído de un piano no habéis vivido.
  22. Debido al problema del hombro, suelo dormir casi siempre sobre el lado derecho para evitar que se me salga durante la noche.
  23. Los coloretes que me gasto en mi vida diaria se deben a que tengo rosácea.
  24. No, no se quita con colorterapia.
  25. La cosa empeora si como chorizo/ hace frío/ hace calor/ me da el sol/ tomo algo de alcohol/ si sigo viva. Vaya, que es un asco.
  26. Tengo una hija de dos años y medio y un hijo de tres meses.
  27. Muero de amor aunque tienen superpoderes para sacarme de mis casillas.
  28. Sobre todo la mayor.
  29. Pero me los comería.
  30. Tengo un Fujur de seis años y medio.
  31. Me lo dio un chico llamado Bastian. Como veis, no me quedaba más remedio que ponerle ese nombre.
  32. Lo adopté unas semanas antes de empezar a salir con Patchboy.
  33. Como trabajo desde casa, Fujur sería el equivalente a mis compañeros de oficina. A todos. Su mejor ventaja es que me escucha y que me deja acariciarle cuando los planes malignos salen bien.
  34. En mi vida he trabajado para muchas empresas grandes y malignas, desde cadenas privadas a empresas acusadas de monopolio e incluso un fabricante de bebidas alcohólicas.
  35. Me encanta ser community manager y poder trabajar en ropa de yoga.
  36. El año pasado incluso di una charla sobre el communitymanagerismo. Me divertí un montón.
  37. Soy una mujer casada desde hace cuatro meses. La boda no me ha cambiado tanto la vida como la llegada del pequeño.
  38. Me lo pasé genial en mi boda pese a estar MEGAPREÑADA.
  39. El vals que bailamos, entre Patchboy, la heredera y yo, fue el de "Antes del atardecer".
  40. No soy capaz de recordar cuándo me presentaron a Patchboy, pero como él tampoco se acuerda estamos empatados.
  41. Patchboy y yo nos conocimos a través de un lector de este blog.
  42. Tardamos varios años en darnos una oportunidad.
  43. Mi libro favorito es La Historia Interminable, ¿se nota? Creo que en él están la mayoría de las historias que nos pueden pasar como seres humanos y eso es una pasada.
  44. Me encanta leer pero cada vez tengo menos tiempo y menos capacidad de concentración.
  45. Mi película favorita va cambiando por rachas. 
  46. Si alguna vez desaparezco, búscame en Italia.
  47. Hice la erasmus en Siena.
  48. Como no acababa de cuadrar con los españoles, acabé rodeada de italianos (italianos/ italianas que os veo venir). Gracias a eso soy casi bilingüe.
  49. Por desgracia, pese a lo bien que hablo italiano aún cometo muchos errores al escribirlo.
  50. Si empiezo a hablar de Italia no puedo parar, de hecho por eso he dejado estos para el final.
Imágenes vía Etsy, Violeta Rodríguez

15.9.14

Ya sabéis que a mí me gusta más organizar quedadas con amigas que a un tonto un lápiz y cuando vi las #fotoschiquititas de Violeta (que empezó la heredera, todo hay que decirlo) se me ocurrió que podía ser divertido hacer un safari buscando tesoros en El Retiro. Por suerte, cuando le conté la idea a Violeta le encantó y busqué la ayuda de mi media naranja cibernética, Sara de Mamis y bebés que además venía a Madrid un finde en septiembre. Así que tengo el honor de anunciaros el

Primer Safari de #fotoschiquititas que tendrá lugar el domingo 21 de septiembre en el Retiro ¡y al que os podéis apuntar todos los que queráis!

La cita es el 21 de septiembre a las 11 de la mañana en la puerta del Retiro que queda más cerca de la Cuesta de Moyano, que os viene genial desde la Renfe, el metro Cercanías Renfe y en cualquiera de los autobuses que os dejan en Atocha.

Dinámica del Safari de #fotoschiquititas



Cuando estemos todos, Violeta nos dará unas pautas fáciles para que hagamos las fotos más chulas del mundo mundial y luego os entregaremos el kit de fotógrafo chiquitito, con la lista de objetos que tendréis que fotografiar (serán todo cosas chiquititas) una acreditación fotográfica y algunas cosas chulas.

Tendréis hora y media para buscar todos los elementos de la lista (mejor buscarlos en el parque) que tenéis que ir subiendo a Instagram con el hashtag #fotoschiquititas.

Transcurrido ese tiempo (calculamos que será sobre la 1 pero os lo decimos el mismo día en función del rato que usemos para los pasos anteriores) para que luego nuestro jurado elija al mejor equipo, que recibirá un premio megaguay (y no necesariamente chiquitito).

Terminaremos con un picnic de traje: yo traje tortilla, yo traje un bizcocho... compartido entre todos los que os queráis quedar a jugar con nosotras.

Normas del Safari de #fotoschiquititas



En principio es una actividad para niños acompañados de mayores, pero no hay límite de edad para participar.

Para familias con más de un hijo podéis elegir entre hacer un equipo toda la familia o que cada uno participe por su cuenta. Aquí los que deciden son los padres (lo sentimos, niños).

Para participar necesitaréis un móvil con cámara y conexión a Internet y una cuenta de Instagram que sea pública. Si tenéis cuenta privada, podéis hacer que sea pública solo ese día o abriros una ex profeso para el safari.

Como os vamos a dar un kit primoroso y para asegurarnos de que venís seguro os vamos a pedir 4 euros por persona que desee recibir el kit para participar (es decir, si sois cuatro en la familia y solo quieren kit los niños, pues ocho euros. Si además los padres también lo quieren, pues dieciséis euros. Si en cambio solo hay uno que lo quiera, pues cuatro. Nos entendemos, ¿no?). Los cuatro euros se ingresarán en la cuenta de PayPal de info@violetarodriguez.com

Además os rogamos que nos rellenéis este formulario para poder ponernos en contacto con vosotros tanto el día 21 como antes (prometemos que no usaremos estos datos para nada que no sea el Safari, que no se los cederemos a nadie y que destruiremos la base de datos el día 21 a media noche). Como siempre, podéis ponernos las dudas tanto en los comentarios del post como en las redes sociales de las tres organizadoras.
¡Nos vemos el domingo!

8.9.14

Sí, la heredera todavía podría ir a la guardería sin pañal porque aún no ha cumplido los tres años. Sí, estoy en plena semana de vacaciones. Y sí, soy tonta de capirote.

Resulta que hace dos semanas estaba en casa aburrida disfrutando de la maternidad con la niña desconectada viendo Toy Story en bucle cuando se me ocurrió preguntarle a la heredera si quería hacer pis. La peque me dijo que sí, que le acercara el orinal al salón no fuera a perderse un fotograma del visionado número 500 de la peli y con presteza y alegría me dejó un regalo en forma de agüita amarilla.

Mamá, yo controlo.
Imagen vía Potty Training
No sé que me pasó pero me vine arriba como si estuviera a punto de ganar el bote en el casino de Torrelodones y decidí quitarle el pañal en ese momento. El primer día todo fue guay porque ya habíamos ido al parque por la mañana y tener a la niña sin bragas por casa preguntándole cada media hora si tenía pis me parecía una manera bastante correcta de sentirme realizada como madre pasar el verano. Todo habría ido guay a no ser porque:

  • Al ponerle la ropa interior la niña identificó como que podía dar rienda suelta a sus esfínteres. Y de momento descarto llevarla en plan comando como si fuera una Britney Spears de la vida.
  • Digamos que el producto interior sólido ni siquiera sabe de qué va y siempre aparece sin avisar. O avisa más bien tarde.
  • Se empeña en decir "mamá, yo controlo" y no me deja ponerle pañal ni empapador cuando va en la silla del coche. Damos gracias a Cybex porque es desenfundable.
  • Nos faltan pocos días para empezar la guarde y aún no controla el tema del todo.
  • No dice "mamá quiero pis", sino "mamá pispurrio" y acabo de caer en que esto mismo se lo va a decir a una profesora. Desconocida. A la que tengo que caerle bien o llamará a los servicios sociales.

3.9.14

Ya os conté hace tiempo que lo cuqui había llegado a mi vida para quedarse, y resulta que como se corrió la voz el Hada Madrina me pidió que le hiciera un álbum a su peque, por lo que yo perdí las fotos se lo hice lo antes posible. Como el Hada Madrina es una chica muy guay, me deja publicar el resultado ya que me hace mogollón de ilusión y así puedo compartir con vosotros boniteces.

Para las frikis del scrap, que sepáis que el mini está hecho con la colección "My Girl" de My mind's eye y que además he usado retales de otras colecciones que ahora mismo no sabría decir. Si tenéis cualquier duda o si os mola el álbum y queréis uno para vuestros peques, tenéis al lado mi contacto.







Como siempre, ruego que me disculpéis por la calidad de las fotos y por la profusión gafística, pero es que soy un poco maniática para las fotos de niños en Internet. Sabed que la pequeña es guapísima (ha pasado más de un año desde estas fotos y está muy cambiada) pero que me resisto a poner las imágenes tal cual.

Si os interesa, avisad y os pongo el resto (faltan otras cinco planillas). Y si no, pues continuamos con la programación habitual.

27.8.14

Ahora que duermo tres horas seguidas llevo un ritmo de vida más sereno y tras presentar al heredero en los respectivos pueblos, creo que ha llegado el momento de que comparta con vosotros, oh sufridos patchifans mis últimas reflexiones sobre la lactancia porque me paso más horas al día en topless que en cualquier otra actividad y me da tiempo a pensar mucho y muy fuerte sobre ello. Los que seáis nuevos podéis ver mis peras en el último post lácteo y los que no pues al turrón.

Heredero, aquí el pueblo. Pueblo, he ahí al heredero.
Esto es lo que he aprendido sobre la lactancia que no sabía cuando le tocó a la heredera. Y esto es:

- Lo de que te sale leche de las peras es un acto de fe, como pensar que la tierra da vueltas alrededor del sol o que tu madre te quiera aunque te diga que llevas a tus hijos como mendigos y que va a llamar a servicios sociales. Tú pones al churumbel a mamar y aunque parezca que no, al final saca algo. Esto es especialmente difícil de creer la primera semana cuando ves a tu compañera de habitación de hospital en el festival del biberón y tú empeñada en ser mamífera.

- Cuando aún no has tenido hijos, piensas que lo que más pudor te dará de la lactancia es enseñar las peras en público pero resulta que es peor cuando te las estrujan las enfermeras para enseñarte cómo se hace. Delante de tu madre. Y probablemente de tus suegros.

Pero no, es mucho peor cuando tu hija de dos años dice "mamá te ayudo" y te estruja las peras. Delante de tu madre. Y a lo mejor de algún pariente tipo C que haya venido a cumplir la visita de rigor.

- La leche a veces sale a chorro. Y cuando digo a chorro quiero decir que no os pongáis a dar de mamar en sillones ajenos porque podéis dejarlos llenos de manchas a no ser que seáis unos ninjas de los cojines y las disimuléis con presteza y alegría.

No te preocupes, mamá, si no sale a chorro ya me encargo yo de proyectarla.
Imagen vía Mamá teta.
- Algunas noches te levantarás con la camiseta mojada porque los malvados discos de lactancia no paran quietos. Desearás que sea solo la camiseta y no la sábana, el colchón, el niño, el pijama del niño, la almohada...

- Y por supuesto olvídate de usar colonias o perfumes porque vas a ir oliendo a eau de mamá todo el día, lo quieras o no. La ventaja frente a la lactancia mixta que practiqué con la heredera es que las potas bebísticas huelen menos, así que algo es algo.

Vaya, que hay días que desearía pasarme a biberón y no tener estos problemas, lo digo en serio.
Posts relacionados
 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff