Mis cejas de dominio público en la Puerta del Sol

Lo que no te cuentan de Japón: el ruido

Así descubrí el origen de los ninjas en Iga-Ueno

Allá donde fueres... el episodio del tempura

Por suerte me conservo joven y lozana