10.3.15

La tragedia se desató hace unas semanas, cuando la heredera llegó de la guardería con un papel una circular en el que se contaba que empezaba la semana de la ciencia y que había que llevar un invento. Alarmada, le pregunté a otra madre y me dijo que había un plazo largo para realizar el trabajo pero que no me confiara, que en la guardería de la heredera son unos gafotas y que el nivel era muy alto.

Ejemplos de trabajos realizados por niños de entre 2 y 5 años
A nosotros nos tocaba hacer una bombilla, una linterna, un fluorescente o un LED. Vaya, cosas normales que un niño de dos años puede realizar sin ningún problema en tres dimensiones. Lo primero que hice fue lo que hace toda madre en esta situación: esperar hasta el último día para ponerme a ello.

Por descarte, me decanté por una linterna, dado que las esferas no se me dan bien y no veía claro lo del fluorescente (para hacer un LED había pensado mandar a la heredera con un alfiler pero nadie iba a creer que una niña de dos años hubiera forjado el alfiler). Para hacer la linterna, pensaba coger una caja de medicamento para hacerla pequeñita, pero cuando los abuelos me enviaron las fotos de los trabajos que habían presentado vi que la vara de medir estos trabajos era el del burro grande.

Con una caja de galletas Tosta Rica nos pusimos manos a la obra. Se la di a la peque para que la fuera pintando, lo adornamos con una tapa de una caja de quesitos y cuando acabo acaba la niña de pintar, la miro, y me dice: "¡Mamá, hemos hecho una cámara!".

Solo espero que las profes sean clementes conmigo y vean, como yo veo, una linterna. Eso o que no nos lo tengan en cuenta cuando la heredera tenga que hacer selectividad.

2.3.15

En estos tiempos inciertos en los que aún seguimos anclados en La Movida, en los yo fui a EGB y en reivindicar el Naranjitismo, quiero romper una lanza en favor de mi generación, los primeros millenials y compartir con vosotros ciertos traumas que no me dejan dormir. Y no, no voy a volver a hablaros de mis traumas con el Baby Feber, sino con esas modas de mi adolescencia noventera que aún me impiden ser normal recuerdo.


5. La canción de Enamorada del novio de mi amiga. Que levante la mano quien no se la supiera en su momento. Que sí, que es guay decir que todos somos de Nirvana y que morimos un poco cuando el temita de Kurt pero aquel verano no eras nadie si no te sabías esta y la del Tiburón (que por cierto ha tenido más recorrido). Os animo a que os veáis el vídeo que os pongo, porque la intro de Loreto y de José Luis Moreno no tiene desperdicio.
Bonus track: aquel verano bailé esta canción en playback y mi grupo quedó en segunda posición. Ganamos unas 20.000 pesetas, creo recordar (unos 120 euros).


4. El collar tatuaje. En los noventa no eras nadie si al menos no tenías uno. Para los que no lo habéis vivido, está hecho de un plástico elástico que no se marca, por lo que en efecto quedaba parecido a un tatuaje. Sí, sé lo que estáis pensando: INSTANTCHONI!
Bonus track: para nostálgicos o curiosos, podéis compraros uno en Aliexpress por un poco más de medio euro.


3. Los pantalones de corchetes, que estaban por todas partes. Si me preguntaran a mí, creo que los puso de moda Mel C y cundió el ejemplo, pero seguro que tengo un lector que sabe más de moda que yo y me puede decir de dónde salió esta aberración. (Imagen de Forocoches).



2. Ferngully, esa película de dibujos que dobló en su totalidad Ángel Garó. Sé que los que no lo vivisteis no lo vais a creer pero todos los personajes están doblados por este señor que a finales de los 80 y primeros 90 era lo más de lo más. (¿Se sigue diciendo "Cuidado con el escalón, mamá"?)



1. El Currupipi Mix y toda la horda de CDs que nos intentaban vender de versiones (nunca se mencionaba que eran versiones) de las canciones de moda, al hilo del último chascarrillo. Este era el del nombre del tigre de Jesulín pero había un montón a elegir.

13.2.15

El otro día estaba yo toda pizpireta trabajando en mi despacho tratando de conquistar el mundo haciendo cositas de communitymanayear cuando vi que la heredera se metía bajo mi escritorio con premura.

Dramatización. Por supuesto todos sabéis que yo trabajo en ropa de yoga.
Para mis adentros pensé "oh, qué hija tan mona tengo, se mete bajo mi escritorio como John-John Kennedy". En mi mente imaginé esa escena idílica que visualiza la gente cuando les digo que soy mamá y que trabajo desde casa: me veía escribiendo con mi delantal y yendo al horno a hacer cupcakes mientras se subía la última actualización al feis (por supuesto tenía mogollón de likes y llegaba a portada de Menéame). El heredero me miraba con arrobo desde su mantita (que en realidad está en el salón pero en mi ensoñación estaba a mi lado en el despacho) y me enseñaba sus dos dientecillos.

Un ruido me sacó de mis pensamientos. Un ruido que denominaré "mi hija está haciendo fuerzas" y no daré más detalles. Cuando la heredera terminó el ruido, empezó la hecatombe. Una peste tremenda inundó mi despacho y sale toda contenta de debajo de la mesa.

- ¡Mamá, he hecho un taruguete graaaaaaaaande!

A mí casi me da un vahído. Menos mal que en algún momento de aquella tarde había metido el orinal bajo la mesa sin darme cuenta yo y procedió a realizar sus aguas mayores dentro.

Así no hay quien sea glamurosa en su conciliación.

La foto es de mi idolatrada Violeta, de un día que nos fuimos a hacer fotos molongas para mi web profesional.

26.1.15



Cada vez lo tengo más claro: voy a morir joven y de un infarto. Y mis hijos no hacen nada para mejorar esta perspectiva.

Los herederos siguen creciendo en edad y sabiduría pero resulta que el pequeño, además, ha decidido crecer en motricidad aumentando las posibilidades de desastre. Así a sus levantamientos de manos que llegan a todas partes como si en vez de dos tuviera ocho, ha añadido levantamientos de pies y el temido croqueta-bebé. El movimiento croqueta-bebé consiste en hacer palanca con una de las dos manos y girar sobre su cuerpo, alcanzando la máxima velocidad cuando cae la cabeza que, como todos sabemos, es lo que más pesa poniendo cara de "huy-qué-susto-esto-no-lo-había-previsto".

La emoción aumenta cuando la heredera está en las inmediaciones porque, o bien interfiere en el movimiento croqueta-bebé poniéndose como obstáculo o directamente lo cambia arrastrando a su hermano de una pierna. El heredero como es de buen conformar tampoco se queja mucho, de hecho mira a su hermana con una sonrisa y el muy ladino ni se chiva ni nada.

El susto viene cuando me ausento un segundo por ejemplo para hacer aguas menores y a la vuelta me encuentro al bebé incrustado en una de esas piezas de la alfombra puzzle de números de goma eva (sí, esa que te dan cuando sales del paritorio) y te recibe la heredera al grito de:

- ¡Mira, mamá! ¡El hermano es un bailarino!

A mí que me registren pero sigo sin explicarme cómo han podido llegar a esa situación. O bien alguien les ha ayudado o ambos tienen más motricidad fina de la que muestran en público.

31.12.14


No os voy a mentir, 2014 ha sido un muy buen año para mí. No ha sido todo positivo pero digamos que las cosas buenas pesan muchísimo más que las cosas malas y que todos los días me levanto con una sonrisa porque sé que estoy construyendo algo que merece la pena rodeada de gente que me quiere.


  • Es cierto que empezamos con un poco de susto en el cuerpo, al final todo salió genial. 
  • Me dio tiempo a preparar un fiestón en mes y medio (con menos gente de la que me hubiera gustado) e incluso a tener unas fotos maravillosas (ya sabéis que lo de las fotos chungas de bodas era uno de mis miedos). 
  • Tuve la suerte de conocer a una personita muy especial que me ha acompañado a sitios inverosímiles, como atestigua una página de nuestro álbum familiar: el heredero en clases de scrap, el heredero mientras doy una charla, el heredero en el curso de Google y otros capítulos igualmente emocionantes del heredero. 
  • La heredera se me está haciendo mayor a pasos agigantados y cada vez me asusta más con sus cosas de mayor.
  • Empecé a organizar safaris de fotos chiquititas (cosa que repetiré este sábado).
  • Y por supuesto, he empezado la aventura esta de currar para otras madres que sean unas valientes.
Yo a 2015 le pido que se me dé tan bien como el año que termina. ¿Y vosotros?
Posts relacionados
 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff